Cae peligrosa banda dedicada a robar en fincas de Cundinamarca y Bogotá

La organización delinquía en horas de la tarde ingresando a fincas fuertemente armados y manifestando ser integrantes de las Farc y grupos paramilitares.

Policía Nacional.

La Policía desarticuló la banda autodenominada ‘Los pixelados’, vinculada en más de 15 hurtos a fincas de diferentes municipios de Cundinamarca y de Bogotá, entre los cuales se registra el cometido el pasado 15 de julio en la localidad de Usme donde fueron sometidas más de 13 personas entre ellos niños.

Personal de la seccional de investigación criminal en coordinación con la fiscalía general de la nación desarrollaron labores de policía judicial tales como: entrevistas, vigilancias, seguimiento y recolección de información suministrada por fuente humana con el fin de identificar, individualizar y capturar a 6 personas y aprehender a 2 menores integrantes de la banda delincuencial ‘Los pixelados’.

Se realizó una diligencia de registro y allanamiento en el sector conocido como la isla de localidad de Tunjuelito en la ciudad de Bogotá. Fueron capturadas tres personas por orden judicial, tres en flagrancia y dos aprehensiones, todas estas en diferentes zonas de la ciudad de Bogotá, de igual manera se logró la incautación de dos armas de fuego, la inmovilización de cuatro vehículos y la recuperación de dos televisores, dos computadores portátiles, un equipo de sonido y dos reproductores de DVD.

Los capturados fueron dejados a disposición de la fiscalía general de la nación para que respondan por los delitos de concierto para delinquir, hurto calificado y agravado y tráfico, fabricación o porte de armas de fuego.

Modus operandi

Consistía en ingresar en horas aproximadas entre las 5 y 6 de la tarde a los predios, vistiendo prendas similares a las utilizadas por grupos al margen de la ley (Paramilitares y/o de las Farc), portando armas de fuego.

Estos delincuentes ingresan cubriéndose el rostro con pasamontañas proceden a reducir y someter a las víctimas, despojándolos de los equipos de comunicación, amordazándolos y aislándolos en cuartos de la residencia.

Una vez sometidas las víctimas, los integrantes de esta banda delincuencial se dividen el accionar delincuencial, unos empiezan a registrar el inmueble en busca de objetos de valor, los otros empiezan a reunir los semovientes bovinos a hurtar sin ser detectados por los vecinos de las otras fincas, el número de semovientes hurtados oscilaba entre 6 y 15 según la disponibilidad de camiones que tuvieran.

El desarrollo de la conducta delictiva comprende un lapso aproximado entre cuatro a seis horas, una vez culminada la actividad ilícita, estos semovientes son llevados a mataderos clandestinos para ser sacrificados, su producto cárnico es distribuido en sectores de Bosa y Ciudad Bolívar.

Temas relacionados