CAI sin estrenar será demolido en Bogotá

Personería denunció que la sede policial no tiene permisos de construcción y que se derrumbará por estar en zona de ampliación de la Carrera Séptima. Habría detrimento patrimonial por más de $332 millones.

Personería de Bogotá

La Personería de Bogotá denunció que a la altura de la Carrera 7 con Calle 245, el Fondo de Vigilancia y Seguridad propició la construcción de un CAI que no contaba con los permisos necesarios para llevar a cabo la obra. Ahora que ya está construido, será demolido por las ampliaciones que se harán en la vía. Hecho que según la entidad, generó un detrimento patrimonial que asciende a más de $332 millones.

Todo empezó cuando el contrato para la construcción del CAI se adjudicó el 30 de diciembre de 2014. Nueve meses después, el consorcio Construcciones Institucionales entregó la obra. En ese proceso, el órgano de control halló irregularidades en la ejecución del proyecto. Al parecer, el Fondo de Vigilancia no había realizado los estudios previos que exige el proceso contractual para asegurarse de que el predio donde iba a ser construido el CAI, no fuera a afectarse por la ampliación de una vía en el mismo sector.

De acuerdo con la Personería, el Fondo nunca requirió a la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI), quien tiene a su cargo la responsabilidad de otorgar el permiso para el derecho de vía, las autorizaciones necesarias para hacer la construcción del CAI. “Ese accionar constituye falta de planeación, pues desconoció la función administrativa contemplada en la Constitución sobre contratación estatal”, señaló la entidad.

Ante dicho panorama, el CAI tendrá que ser demolido sin haberse estrenado. Pues, desde 1994 existe una concesión denominada Devinorte, que incluye la ampliación de los sectores de la Autopista Norte (peaje Los Andes) y la Carrera Séptima desde la Calle 245 hasta La Caro. Es decir, que el lugar donde se encuentra ubicada la sede policial está ocupando el terreno en el que se construirá la doble calzada de la vía. Por lo tanto, tendrá que levantarse.

Sumado a los detalles que no tuvo en cuenta el Fondo, la entrega del CAI se dio de forma incompleta. Razón por la que la Policía Metropolitana se negó a recibir las instalaciones. La sede policial presentaba varias irregularidades como: desprendimiento del manto impermeabilizante de la cubierta, no se diseñaron rampas de acceso vehicular, la vía peatonal está sin terminar, no cuenta con servicios públicos ni medidores de energía y agua, el vidrio blindado de la puerta principal presenta una fisura, entre otros daños.

Frente a lo ocurrido, la Personería inició una actuación disciplinaria para determinar los presuntos responsables.