Calle tomada

En 2012, un grupo de diseñadores soñó con transformar la capital. La idea aterrizó en ‘100 en un día’: un programa que le abrió espacios a todo tipo de intervenciones ciudadanas.

El 26 de mayo de 2012 el colectivo Juegos Traslúcidos intervino el Eje Ambiental con una carrera de costales. / Fotos: Cortesía ‘100 en un día’
El 26 de mayo de 2012 el colectivo Juegos Traslúcidos intervino el Eje Ambiental con una carrera de costales. / Fotos: Cortesía ‘100 en un día’

En las faldas de los cerros orientales las urbanizaciones han devastado los espacios de descanso. En San Luis, un barrio a 3.200 metros de altura asentado en el kilómetro cinco de la vía a La Calera, viven 13.000 familias que deben bajar a la ciudad para descansar en una zona verde que no sea reserva forestal. Esta situación llamó la atención del colectivo Espiral Creativo, un grupo de diseñadores de las universidades Javeriana y Jorge Tadeo Lozano. Visitaron el lugar, encontraron una zona desocupada, recogieron material reciclable, crearon rodaderos, convocaron voluntarios, hablaron con los habitantes y finalmente transformaron una zona deshabitada en un parque para niños.

La intervención hace parte de ‘100 en un día’, una plataforma que se implementó desde mayo de 2012 y que busca que los ciudadanos se apropien de la ciudad con intervenciones como esta. Toto Serrat, el líder de Espiral Creativo, estará hoy desde las nueve de la mañana en San Luis: “Ya tenemos 70 personas confirmadas que quieren trabajar en el parque. Desde que observamos las necesidades que había, sentimos una necesidad por trabajar con las comunidades y lo logramos hacer en ‘100 en un día’”. De la misma manera que Serrat lo hicieron 90 colectivos más, que de alguna manera u otra quieren aportar a la ciudad con acciones que no dependan de las instituciones oficiales.

El 26 de mayo de 2012 se dio a conocer ‘100 en un día’ en Bogotá. En menos de 24 horas se desarrollaron 250 intervenciones ciudadanas. Ese día, los problemas de la ciudad dejaron de estar en manos de las instituciones distritales para ser vistos con lentes ciudadanos. El desafío fue construir una ciudad con puntos de vista que trasciendan lo cotidiano, es decir, no basta con quejarse por el trancón, por la policía o por el alcalde. La idea consiste en que, por lo menos en un día del año, los bogotanos pasen de ser observadores de la ciudad a transformadores. “Las cosas pueden cambiar. La estrategia fue ver a todos los ciudadanos como diseñadores de la ciudad”, dice David Serna, uno de los fundadores de esta plataforma.

Una escuela danesa de innovación social fue el eje para la creación en un día. En 2012, seis estudiantes de Kaos Pilot llegaron desde Dinamarca para implementar un proyecto de emprendimiento creativo en Bogotá. En ese año David Serna pensaba en cómo cambiar los comportamientos urbanos desde las intervenciones sociales: “me reuní con 11 compañeros que estudiaban diseño en la Universidad Nacional y en la Universidad Jorge Tadeo Lozano y con los seis daneses y dijimos bueno, ¿cómo hacemos para cambiar la ciudad y pensarlo en menos de un mes?”.

Surgió la lluvia de ideas: “el patrimonio es lo que somos capaces de crear”; “necesitamos construís símbolos para que la ciudadanía cambie sus hábitos”; “es necesario ir más allá de la razón y buscar los sentimientos”; “creemos un diseño que haga de todos un diseñador”; “busquemos, desde un acto pequeño, contagiar a la ciudad de un cambio general”. El resultado: ciclorrutas que estaban sin terminar fueron pintadas; algunas cebras de la ciudad renacieron con pinturas de colores; hubo conciertos gratuitos, fotografías antiguas por la carrera séptima, una recuperación del eje ambiental con barcos de papel…

El proyecto trascendió las fronteras de la capital y se implementó en Pasto en noviembre de 2012 y el 20 de abril de 2013 en San José de Costa Rica. El 21 de este mayo se hará en Cali, el 25 de ese mismo mes en Copenhague (Dinamarca). Para intervenir las calles, el grupo de ‘100 en un día’ buscó permisos con las alcaldías menores, con los hospitales y la Policía. “Nadie de los que están en ‘100 en un día’ gana dinero: somos 40 voluntarios que trabajamos de manera independiente”, dice Serna.

Juan Herrera es un estudiante de arquitectura que sueña con una Bogotá diferente. Escuchó sobre ‘100 en un día’ hace un año y hoy llegó a “tomarse” la avenida Caracas desde la calle 19 hasta la 79. ¿Cómo se tomará la calle? “Imprimí más de 1.000 etiquetas que dicen yo quiero que eso sea y un espacio en blanco para que el ciudadano que camina piense en qué le gustaría que fuera esa calle o esa edificación. De esta forma vamos tejiendo diferentes puntos de vista para renovar la ciudad”.

Te invitamos a compartir las fotos de tus acciones en #100EnUnDía con una mención a nuestra cuenta en Twitter @elespectador.

Temas relacionados

 

últimas noticias