Las calles más peligrosas de Bogotá

Un informe de la Secretaría de Gobierno señala que la Avenida Boyacá con calle 80 es una de las más peligrosas. Vías de alto flujo, en la mira.

Cada vez son menos los que se atreven a cruzar la Avenida Boyacá con calle 80 en horas de la noche. Esta intersección, que es clave para los estudiantes de la Universidad Minuto de Dios y para los visitantes del centro comercial Titán Plaza, se ha convertido en uno de los lugares más peligrosos de Bogotá. Así lo demuestra un estudio del Centro de Estudio y Análisis en Convivencia y Seguridad Ciudadana (CEACSC) de la Secretaría de Gobierno. En 2013 fueron reportados 815 incidentes o delitos en esta zona.

Señala el estudio que el 38% de los delitos se presentaron entre la seis y las 11 de la noche. De hecho, entre las seis y las siete es el horario en el que más se reportaron incidentes. Antes, en el lapso de las 12 del mediodía y las cinco, se registró el 34% de los incidentes. Las lesiones personales, los accidentes de tránsito y los atracos son algunos de los incidentes que con más frecuencia reporta la ciudadanía en la línea 123.

Estos riesgos se replican, en menor medida, en otras intersecciones de la ciudad (ver infografía). Otras que reportan un número alto de incidentes son: la carrera décima con calle sexta (753 reportes); Avenida 45 con calle 170 (703); Avenida 72 con calle 13 (436) y Avenida 14 con calle 13 (395). En estas zonas lo más común es el hurto, en especial los que se ejecutan con la modalidad de “cosquilleo”.

El subsecretario de convivencia y seguridad ciudadana de la Secretaría de Gobierno, Jonathan Nieto, asegura que “los incidentes se concentran en estas zonas por el alto flujo de personas. Hay zonas poco iluminadas y como hay mucho flujo los delincuentes aprovechan. En este momento estamos implementando un sistema policial especial contra el hurto, la idea es que un grupo especial atienda inmediatamente las alarmas de hurto. De otro lado, con el Fondo de Vigilancia y Seguridad estamos adelantando un plan para implementar luces artificiales en las zonas que no están iluminadas. En un mes estaría listo ese plan”. A estas propuestas se suma el decreto que el Distrito está a punto de expedir para conectar las cámaras de vigilancia privadas con el sistema de emergencias 123.

Una preocupación latente es el hurto en las intersecciones cercanas a las universidades. El alcalde de La Candelaria, Edilberto Guerrero, admite que este ha sido uno de los principales problemas a resolver: “ Los corredores universitarios han sido nuestra prioridad. Estamos trabajando con grupos de niños de 10 a 12 años. La idea es que no participen en actividades delictivas. Por eso hemos preparado actividades deportivas y artísticas en las cuatro casas de cultura. La inseguridad se ataca acabando con la segregación social. Es necesario decir que en el centro hay mucha población flotante, y también muchos ladrones flotantes… El próximo mes estarán listos 51 frentes de seguridad con botones de vida para 1.000 ciudadanos. Con los botones se agiliza el tiempo de respuesta de la Policía”.

Un dato favorable que ha presentado la Secretaría de Gobierno sobre los incidentes en las intersecciones viales es que se ha presentado una disminución del 69% entre 2013 y 2014. Mientras que el año pasado se registraron 215 riñas, en lo que va corrido de 2014 se han presentado 86. Con respecto a los hurtos, la entidad señala que hubo una disminución del 57%, al pasar de 360 a 156 casos. En lo que tiene que ver con denuncias relacionadas con narcóticos se presentó una reducción del 90%, al sólo presentarse 15 casos este año. En 2013 se registraron 156.