En calma marcharon estudiantes en protesta por reforma a la educación

Los manifestantes rechazaron los actos vandálicos y pidieron que sean escuchadas sus peticiones.

Desde las nueve de la mañana estudiantes de universidades públicas y privadas comenzaron a marchar por diferentes vías de Bogotá para protestar en contra de la reforma a la educación superior.

El punto de encuentro fue en la Universidad Nacional en donde se congregaron, hacia el medio día, miles de estudiantes que están desacuerdo con la ley 30. En la carrera 30 a la altura de la calle 45 se presentó congestión vehicular y se registró un bloqueo al sistema masivo de transporte Transmilenio, el cual fue superado luego de dos horas cuando los manifestantes comenzaron a desplazarse con dirección a la Plaza de Bolívar.

El paso de buses articulados estuvo interrumpido en la avenida Caracas, en la troncal de la carrera 30 y en el Portal de Usme.

Hasta el momento las autoridades no han registrado alteraciones de orden público. Algunos estudiantes pintaron fachadas de algunos establecimientos en el centro de la ciudad, sin embargo, la manifestación se ha caracterizado por ser una protesta pacífica.

Hacia las cuatro de la tarde en la carrera Séptima con calle 10 explotó una papa bomba que no dejó personas heridas ni daños materiales, en ese momento miles de estudiantes alzaron su voz para pedir que la violencia no se filtre en la protesta, pues según ellos, el fin no es cometer actos vandálicos sino llamar la atención del Gobierno para que se replantee la reforma.

Las instituciones educativas que protestan a esta hora en la Plaza de Bolívar son: la Universidad Nacional, Universidad Pedagógica, Sena, Universidad Distrital, ASAB, ESAP, Universidad Libre, Universidad Externado, Universidad El Rosario, Universidad La Gran Colombia, Universidad Autónoma, Universidad de Los Andes y Universidad Jorge Tadeo Lozano.

El proyecto de la reforma a la educación superio fue presentado al Congreso el pasado 3 de octubre por la ministra de Educación, María Fernanda Campo, quien ha asegurado que retiró del texto un apartado que permitía el ingreso de capital privado en la red universitaria pública.

Según la ministra, la reforma busca abrir en el transcurso de diez años unos 600.000 nuevos cupos y asegurar en igual lapso una financiación superior a los 5.700 millones de dólares. 

La Federación de Estudiantes Universitarios ha dicho que la iniciativa legal del Gobierno contiene artículos que atentan contra la financiación de las instituciones, afecta su autonomía, pone en riesgo la calidad de la enseñanza y "reduce la educación a una mercancía".