Camacol Bogotá, a favor de Transmilenio por la Séptima

El gremio de los constructores, uno de los más beneficiados en caso de que se concrete el proyecto, destacó que el sistema mejorará aspectos como la conectividad y el espacio público.

Render del proyecto en la estación de la calle 45. / Instituto de Desarrollo Urbano (IDU)

Un mes después de haber recibido el guiño de rectores de siete universidades, el proyecto de Transmilenio por la carrera Séptima obtuvo un nuevo apoyo: el del gremio de los constructores, uno de los sectores que más beneficiado resultaría por la obra, pues los proyectos de expansión urbana más avanzados de Bogotá (entre ellos, Lagos de Torca) se encuentran en el norte de la ciudad, en el recorrido donde eventualmente pasaría el sistema.

(Lea: Transmilenio por la Séptima: avanzará, pese a dudas en diseños)

Martha Cecilia Moreno, gerente de la Cámara Colombiana de la Construcción (Camacol) en Bogotá y Cundinamarca se mostró a favor del proyecto, destacando que mejorará frentes como la conectividad, movilidad y espacio público en Bogotá.

El espaldarazo fue recibido tras una serie de reuniones de socialización y presentación de los diseños de la obra, con la que el Distrito busca construir un corredor de 20 kilómetros entre las calles 32 y 200, acompañado de 400.000 metros cuadrados de aceras y espacio público y una ciclorruta de 11 kilómetros.

(Lea: La intervención del Parque Nacional va más allá del Transmilenio por la Séptima)

“Este proyecto responde a las necesidades de ciudad que estaban planeadas desde mucho tiempo atrás y en mora de ejecutarse. Creemos que faltaba esa conexión con las grandes obras, porque en la parte oriental de la ciudad había un atraso importante. Se requiere llegar a los espacios más lejanos y más habitados para conectarlos con las universidades y los sitios de trabajo; y eso es lo que finalmente logra hacer Transmilenio por la Séptima”, manifestó la líder gremial.

Buscando socializar el proyecto, el Instituto de Desarrollo Urbano (IDU) adelanta más de 100 conversatorios, foros y reuniones. En esa línea, la directora de la entidad, Yaneth Mantilla, afirmó que la obra “mejorará la calidad de vida de más de 3 millones de personas, que viven o transitan por allí y que hoy tardan hasta dos horas en los trancones que se presentan para cruzar la ciudad de norte a sur”.

El Transmilenio por la carrera Séptima es un proyecto que data de 2006. En ese año, durante la alcaldía de Luís Eduardo Garzón, se hicieron los primeros estudios para construir una troncal pensada como solución de movilidad para el oriente. Los impedimentos a los que se ha enfrentado desde entonces no han variado: falta de espacio y adquisición de predios. Con el regreso de Enrique Peñalosa al Palacio Liévano, la iniciativa se reactivó a tal punto que se ha puesto por encima de otras planeadas en las avenidas Cali, Boyacá o 68.

Tal como está ideado por la Alcaldía, el proyecto comprende también la construcción de cuatro puentes vehiculares, tres puentes peatonales, tres pasos a desnivel y 22 estaciones. Según el Distrito, “la velocidad promedio de la Séptima aumentará tanto para el transporte público como para los carros particulares, al pasar de 15 a 23 kilómetros por hora”.

 

* * *
Si quiere conocer más sobre lo que pasa en Bogotá, lo invitamos a seguir nuestra página en Facebook: