A cambiar el chip

La primera semana los comparendos por incumplir la medida serán pedagógicos, pero podrían acarrear un pago. Los buses y busetas seguirán con la restricción. Conozca todo lo que hay que saber para entender la norma marca Petro.

La administración del alcalde Gustavo Petro parece no estar dispuesta a ahorrar ningún esfuerzo para garantizar, a partir de hoy, la pedagogía y el control de la medida del nuevo Pico y Placa en la capital. Una nueva modalidad de la restricción que busca que los conductores particulares puedan usar sus vehículos todos los días y, hacia el futuro, ir desmontando poco a poco la norma. Esa fue una de las promesas de campaña de Petro.

Según la información oficial, serán 115 guías de movilidad, 1.300 policías, 400 auxiliares bachilleres y otros 200 uniformados de refuerzo, los que estarán realizando labores de regulación para que los ciudadanos entiendan y apliquen la restricción correctamente, para lo cual contarán con diez paneles luminosos en puntos estratégicos.

No es para menos. Con el nuevo Pico y Placa, y con la puesta en funcionamiento del Sistema Integrado de Transporte Público (SITP) —que arrancó el pasado sábado—, el alcalde se juega nada menos que sus cartas más importantes en materia de movilidad.

La administración ha reiterado que esta semana será de prueba, no sólo para los conductores, sino también para la misma Alcaldía que, con sobrevuelos y monitoreo, medirá si el Pico y Placa sirve o genera más caos.

El alcalde decidió reducir a la mitad el Pico y Placa. Ahora irá en dos franjas de 6:00 a 8:30 a.m. y luego de 3:00 a 7:30 p.m.

Tendrán Pico y Placa los días pares, los carros cuya placa termine en número par. Asimismo, tendrán restricción los días impares los vehículos cuya placa termine en número impar (ver infografía).

Además, cinco localidades del sur, por registrar menos congestión vehicular, estarán exentas de la medida. Son ellas Tunjuelito, San Cristóbal, Rafael Uribe Uribe, Usme y Ciudad Bolívar.

El alcalde había anunciado la semana pasada el fin del Pico y Placa para los vehículos de servicio público, pero luego aclaró que esto se dará sólo cuando se llegue a la meta de chatarrización de mil carros viejos. Por ahora, van apenas 700 buses antiguos chatarrizados.

Jaime Castro, exalcalde, considera sobre el nuevo Pico y Placa: “Alivia temporalmente la situación, pero volveremos a los mismos problemas de movilidad”.

El también exalcalde Enrique Peñalosa aseveró que la iniciativa no es nueva y que “debe estar acompañada de medidas que incentiven el uso de la bicicleta”.

De acuerdo con la Federación Nacional de Comerciantes (Fenalco), seccional Bogotá, el fin de semana pasado se incrementó la venta de carros, sobre todo usados.

La expectativa es total. Habrá que esperar el experimento con el que la administración espera que en las horas pico dejen de circular cerca de 730.000 automóviles particulares del 1’900.000 que hoy transitan por la capital.

Temas relacionados