Canal Capital halló en sus archivos "monitoreos inusuales" durante gerencia de Hollman Morris

La Contraloría investiga después de corroborar que el Canal y el Fondo de Vigilancia tuvieron entre sus mayores contratistas una empresa que tenía experiencia en asuntos relacionados con inteligencia.

El periodista Hollman Morris es exgerente de Canal Capital y concejal por el movimiento Progresistas, que lidera el exalcalde Gustavo Petro. / Foto: Archivo El Espectador.

Comienza a tomar forma una nueva denuncia sobre presuntas irregularidades cometidas en Canal Capital durante la gerencia del periodista Hollman Morris y cuando el alcalde de Bogotá era Gustavo Petro. Esta vez, por presuntos "monitoreos inusuales a reconocidos periodistas del país" que en su momento fueron críticos de esa administración.

El martes pasado, el portal kienyke.com, afín al alcalde Enrique Peñalosa, dio a conocer que la actual administración halló en computadores del Canal archivos "que muestran un inusual y exhaustivo monitoreo a las opiniones que expresaban periodistas como Gonzalo Guillén, Gustavo Gómez, Daniel Samper Ospina y el caricaturista Vladdo. También se manejaban, entre otros, carpetas de Andrés Hoyos, Mauricio Arroyave, Clara Lucía Sandoval, Álvaro Uribe Vélez, Leszli Kalli y María Fernanda Cabal".

Y agrega que el monitoreo a esos personajes, que también hacen parte de la movida política del país, no era precisamente sobre lo que ellos decían sobre el canal, algo que es usual en cualquier seguimiento de una oficina de comunicaciones. "Las opiniones que se monitoreaban eran aquellas que tenían que ver con Morris y sus familiares, y no directamente con el funcionamiento o la programación del Canal Capital, tal como lo muestran las carpetas que se almacenaron en los computadores de esa entidad del Distrito".

La Contraloría de Bogotá, una vez conoció estos señalamientos, visitó no solo las instalaciones del Canal, sino las del Fondo de Vigilancia, con el fin de indagar mejor sobre el tema. El contralor Juan Carlos Granados le dijo a El Espectador: “Instalamos una indagación preliminar en dos entidades: Canal Capital y Fondo de Vigilancia. Y lo hicimos porque, a propósito de las denuncias de presuntos seguimientos a periodistas, se encontró que uno de los mayores contratistas de estas entidades tenía entre su objeto y experiencia asuntos relacionados con inteligencia. Verificaremos si estos hechos son ciertos, cuál fue el objeto y los resultados de esos contratos. Si se llega a encontrar que usaron recursos del estado para fines diferentes habría una utilización indebida de recursos públicos".

Después de esto, Canal Capital emitió un comunicado que dice que tras las solicitudes de distintos medios de comunicación que quisieron verificar la información, "el Canal revisó y encontró en efecto esos archivos, creados y almacenados en el año 2014. El Canal entregará la información que requieran los organismos de control sobre este tema".

De llegarse a comprobar que, en efecto, los recursos del Distrito se usaron para seguir personalidades críticas, se configuraría un hecho, por lo menos, paradójico, pues Morris, como es de público conocimiento, fue víctima de las chuzadas del DAS en el gobierno de Álvaro Uribe Vélez.

Desde que se publicó la nota de kienyke.com, que no da mayores detalles sobre la información encontrada, Hollman Morris no se ha  referido a este asunto ante los medios. En su cuenta de Twitter escribó el martes por la noche que estaba dedicado a sus labores como concejal: "no hay tiempo para distraernos en canalladas".

Los que sí han reaccionado son algunos implicados:

 

 

 

 

La otra denuncia

Estas no son las primeras dudas que surgen públicamente sobre presuntas irregularidades durante la gerencia de Morris en Canal Capital. En abril pasado el señor Melquisedec Torres denunció que mientras el hoy concejal estuvo al frente de esa entidad le adjudicó de manera directa contratos por $900 millones a la firma Utopos producciones, una empresa que para ese momento tenía su sede junto a las del cabildante: Morris Producciones y Contravía.

El Espectador reveló que, además, el representante legal de Utopos, Tomás Leonardo Cárdenas Fuentes, aportó $15 millones a la campaña política que llevó a Morris al Concejo.

Morris dijo en principio que solo conocía a Cárdenas Fuentes porque trabajaba al lado de su oficina. Sin embargo, en una segunda conversación, dijo que se acababa de enterar de la donación que aquel le había hecho a su campaña. Dijo no estar enterado pues la gerencia de la campaña estuvo en cabeza de su hermano Juan Pablo.

Temas relacionados