Candidatos a la Alcaldía de Bogotá se sacaron chispas discutiendo sobre movilidad y seguridad

Un sofocante encuentro, en el que primaron los ataques personales y el reavivamiento de viejas alianzas políticas, dejó claro que esta campaña será una de las más polarizadas de los últimos tiempos. También evidenció que los cuatro candidatos tienen diferencias irreconciliables en temas clave como el metro y la labor de la Policía.

Claudia López - Carlos F. Galán - Miguel Uribe - Hollman Morris.Archivo.

El segundo debate en el que estuvieron presentes todos los candidatos a la Alcaldía de Bogotá evidenció que en la capital se replicará la polarización que se dio en las elecciones nacionales de los últimos tres años. El encuentro entre Claudia López, Carlos Fernando Galán, Hollman Morris y Miguel Uribe Turbay se llevó a cabo en Hacienda Santa Bárbara, en el marco del programa La W, de W Radio, conducido por Vicky Dávila. El objetivo era que, durante dos horas, los cuatro candidatos hicieran sus propuestas sobre diferentes preocupaciones de los ciudadanos. Sin embargo, el espacio terminó convertido en un cruce de señalamientos entre los candidatos por su pasado político.

El debate tuvo un inicio ameno, con los candidatos exhibiendo elementos que consideran simbólicos para su carrera hacia el Palacio Liévano y hablando a grandes rasgos de lo que harían en una hipotética administración distrital. El debate arrancó con el tema de seguridad, teniendo en cuenta el alarmante aumento en cifras como hurtos callejeros y delitos en Transmilenio (TM), que derivan en una creciente percepción de inseguridad entre los ciudadanos.

Carlos Fernando Galán, aspirante a la Alcaldía por el movimiento Bogotá para la gente, aseguró que será el alcalde de la seguridad y que su legado será devolverle la seguridad a los ciudadanos en las calles. Para esto, Galán propone la creación de un cuerpo élite de seguridad, que se enfoque en el transporte público y las ciclorrutas, para que las autoridades sean más eficaces donde hay más ciudadanos circulando. También planteó la conformación de lo que denominó “fuerzas de despliegue rápido”, cuyo objetivo será apoyar los cuadrantes que, dice, hoy no están operando bien.

“Hay déficit de policías y se demoran las judicializaciones. Con esta propuesta no quedarán zonas desprotegidas”, afirmó Galán, quien aseguró que se enfocará en que las víctimas del hurto callejero, que considera como el delito que más impacta en la percepción de inseguridad, se sientan protegidas. “Quiero ser un alcalde que apoye al ciudadano y a las víctimas de hurto. Tendré un trabajo de microgerencia, recorreré la ciudad barrio a barrio para vigilar la labor de la Policía”, agregó. Respecto a la cantidad de los policías, Galán fue enfático en que hay que traer más policías, pero entrenarlos mejor para que cumplan con tareas efectivas.

Miguel Uribe Turbay recoge las banderas de partidos tradicionales como el Conservador y el Liberal, además de otras colectividades fuertes en Bogotá como el Centro Democrático, Mira y Colombia Justa Libres. Según dice, su objetivo principal será proteger a mujeres y niñas del abuso sexual, por lo que propone aumentar el pie de fuerza en más de 3.000 nuevos policías, que tendría un costo aproximado de $400.000 millones. También sugirió fortalecer la capacidad judicial con la construcción de una nueva cárcel 

“Necesitamos otro centro de reclusión para que los criminales no estén en las calles, pero también asimismo vamos a evitar que los jóvenes lleguen a las cárceles con la presencia del SENA en todas las localidades”, aseguró Uribe, quien considera el microtráfico como el gran delito a combatir. “Vamos a tener programas de cultura y deporte para combatir la droga en espacio público. Vamos a defender a los niños y las familias con la determinación con la que combatimos las ollas como el bronx”, agregó el exsecretario de Gobierno de Enrique Peñalosa.

Claudia López, quien reúne las aspiraciones de Alianza Verde, Polo Democrático y el Movimiento Activista, criticó las posturas de ambos candidatos. “Quienes ya eligieron a Peñalosa no pueden decir que vienen a hacer lo que no hicieron. Como perseguí corruptos, perseguiré a los delincuentes, estén donde estén”. Para López, su innegociable en cuanto a seguridad es la violencia contra las mujeres y niños, por lo que se comprometió a crear una brigada de investigadores técnicos en el transporte público, para acabar con los robos y  los abusos a las mujeres en los buses. 

“Sellaremos las ollas en los barrios para centrarnos en las grandes bandas de narcotraficantes. Necesitamos fiscales 24 horas, porque si el crimen no duerme la justicia tampoco”, agregó López al proponer la instalación del doble de URI. Sobre el déficit de policías, aseguró que ese tema depende de la Nación, pero lo que sí aseguró es que, si es electa por los bogotanos, ordenará que los policías estén en las calles. “No los quiero cuidando políticos. Los importantes son los ciudadanos”.

Hollman Morris representa a la Colombia Humana, la Unión Patriótica y el MAIS, y su convicción es que todas las acciones delictivas, por más pequeñas que parezcan, están ligadas a bandas de narcotráfico. Por eso, aseguró que su prioridad será combatir los grandes grupos delictivos. “Como concejal opositor le he preguntado a esta administración ¿dónde están los grandes capos de la ciudad? No aparecen y nosotros vamos a combatirlos”. 

Para reducir los índices delictivos, Morris propuso la puesta en marcha del programa 20.000 jóvenes en paz, que buscará quitarle los jóvenes a las bandas, y acercar la justicia a los ciudadanos con la creación de 10 casas de justicia para facilitar el trámite de denunciar. Respecto a la falta de policías, coincidió con López en que no es un tema que dependa solo del alcalde, pero sí la labor que estos desempeñan. “Traer pie de fuerza es política nacional. Se pueden traer, pero lo que toca definir son las líneas de acción de ese pie de fuerza. Si uno trae policías a perseguir vendedores de empanadas o consumidores de droga, no está haciendo nada. Quiero que los policías tengan bienestar, y que concerten con la ciudadanía sobre los delitos que se están cometiendo en los barrios”.

A partir de allí, el debate se tornó denso gracias a los señalamientos entre los candidatos por sus antiguas alianzas o militancias políticas. Así, a Galán le reprocharon su paso por Cambio Radical durante la época de figuras políticas hoy cuestionadas, como Oneida Pinto o Kiko Gómez , mientras a López le sacaron en cara el tener el apoyo del Polo Democrático, protagonista del escándalo de corrupción más grande de los últimos años en la capital. 

Por su parte, a Uribe Turbay le criticaron que, pese a presentarse como independiente y avalado por 400.000 firmas, cuenta con el apoyo de las grandes maquinarias y las huestes políticas tradicionales, además del soporte del alcalde Peñalosa. Eso mismo le criticaron a Morris, pero con Gustavo Petro, pues es de público conocimiento que al final el exalcalde se decantó por apoyar esa candidatura y no la de López, quien fue uno de sus refuerzos en la campaña presidencial de 2018. 

Esa discusión se prolongó más de lo esperado, e incluso Dávila en varias ocasiones tuvo que intentar bajar los ánimos de los candidatos. Por eso, solo alcanzaron a debatir en los minutos restantes del programa sobre movilidad, un tema en el que cada candidato tiene sus apuestas claras. 

Morris es enfático en su propuesta de estructurar la movilidad en el metro subterráneo que, según él, se puede empezar a licitar en el primer semestre de 2020. “Todos están con el metro elevado, que está inmerso en corrupción y lleno de ilegalidades. El metro se debe hacer ya, pero no así. El subterráneo ya tiene los estudios y es legal”. El candidato de izquierda también propuso la construcción de otras líneas de Regiotram en el norte y el sur, así como cables aéreos para las zonas periféricas y tranvías para la Av. 68 y la Séptima, opr lo que descartó construir allí una troncal de TM. 

Uribe afirmó que, gracias a la administración de la que hizo parte, el metro dejará de ser una discusión cada cuatro años. “Lo vamos a dejar listo. Ya están los recursos y la aprobación de la banca. Por eso no le cambiaré una sola coma a ese proyecto, y haré la segunda línea hasta el occidente”. Uribe también le apostará a la construcción de cinco cables aéreos y a dejarle más espacios a las ciclorrutas y el peatón. 

López, aunque aseguró que el metro subterráneo es mucho mejor por impacto urbanístico, reconoció que este no tiene la plata ni los créditos internacionales. Por eso, llevaría a cabo el proyecto que deje listo Peñalosa, pero su idea es completar lo que denomina un “medio metro”. “Bogotá necesita metro. Punto. Llevamos décadas y no se ha construido nada y hoy tenemos un medio metro, pero este tiene plata y respaldo internacional. No haré la troncal de TM en la Séptima, porque con ese dinero podemos completar esa primera línea hasta Suba y Engativá, donde hay 2,5 millones de bogotanos”. 

Galán, por último, afirmó que también ejecutará el proyecto que esta administración espera adjudicar en octubre -mismo mes de las elecciones-, pero tomó distancia asegurando que no seguirá “obsesionado” con hacer más líneas de TM. “Haré los cables que esta administración frenó, como el de San Cristóbal y Usaquén. Bogotá necesita un sistema vial completo que hoy no tiene”. Por eso, planteó la construcción de la ALO, siempre y cuando se respeten los humedales, y hacer obras para descongestionar las entradas a Bogotá.

Al final, los candidatos conversaron sobre el papel de las madres en la formación de cada uno, y para bajar la temperatura conversaron sobre las redes sociales, los hobbies y deportes que practican, y quién consideran que hizo el mejor papel en el Palacio Liévano, al que aspiran llegar el 1 de enero de 2020.

Vea acá el debate completo:

875193

2019-08-08T19:58:07-05:00

article

2019-08-08T20:03:51-05:00

felipealttamar_82

none

Redacción Bogotá - [email protected]

Bogotá

Candidatos a la Alcaldía de Bogotá se sacaron chispas discutiendo sobre movilidad y seguridad

95

10363

10458