Candidatos no cancelarán contrato de la Séptima

Los aspirantes a la Alcaldía se pronuncian sobre el futuro de esta importante vía.

No cancelar el contrato y llegar a un acuerdo con Sainc y El Cóndor, contratistas encargados de las obras del Transmilenio ligero por la 7ª, es la propuesta en la que coinciden todos los candidatos a la Alcaldía de Bogotá con el fin de evitar mayores gastos para la ciudad, frente al reciente anuncio de la alcaldesa Clara López de aplazar por quinta vez consecutiva y durante un año el contrato.

Según el cronograma, la transformación de la Séptima empezaría desde ayer entre la calle 34 y la calle 72. Ahora será el próximo alcalde quien defina el futuro de la tradicional avenida. Ayer todos los candidatos celebraron la suspensión del inicio de la obra. Porque aunque tienen distintas propuestas para la vía, que van desde buses eléctricos hasta tranvías, todos convergen en que el TM ligero no era la mejor opción.

Frente al nuevo reto que significará encontrar a su llegada al Palacio Liévano un contrato en veremos, los candidatos también coinciden en que no liquidarán el convenio, para evitar la demanda que tendría que afrontar el Distrito y salvaguardar los recursos de los bogotanos. De acuerdo con una de las cláusulas del contrato, la ciudad tendría que pagar una suma que superaría los $16 mil millones por incumplimiento.

David Luna, candidato del Partido Liberal, propone renegociar el contrato y modificar su objeto, para que los $85.000 millones en los que está presupuestada la obra puedan adjudicarse a las localidades para su malla vial. Opinión similar tiene el candidato de Cambio Radical, Carlos Fernando Galán, quien señala que en lugar de terminar el contrato, sea utilizado como una primera etapa para la construcción de un obra de tranvía moderno que iría hasta la calle 170.

“Cancelar el contrato significaría un detrimento patrimonial inaceptable para Bogotá”, explica la candidata independiente Gina Parody, quien asegura que un TM monocarril podría construirse con el contrato que ya fue otorgado.

La opción de Antanas Mockus sigue la misma línea: “yo renegociaría con los que ganaron la licitación, para tomar la decisión más justa para la ciudad”. Enrique Peñalosa, quien advirtió que el anuncio de la alcaldesa demuestra la improvisación de la administración de Samuel Moreno, se la jugaría por un Transmilenio tradicional.

Para el candidato de Progresistas, Gustavo Petro, la solución sería que el mismo contratista sea el encargado de trazar nuevas líneas que sirvan como alimentadoras del metro. Aurelio Suárez, por su parte, insiste en que se debe continuar con la idea del corredor verde anunciado por la alcaldesa Clara López y Jaime Castro se mantiene en su propuesta de un tranvía moderno o metro ligero para la vía.

Queda menos de un mes para que la ciudad elija un nuevo mandatario, quien tendrá la misión de sacar de una vez por todas a la Séptima del limbo en el que la dejó la actual administración.