“Capital Salud, la urgencia más importante” dice próximo secretario de Salud

Alejandro Gómez asumirá el primero de enero la secretaría Distrital de Salud, en reemplazo de Luis Gonzalo Morales. Habla de su trayectoria y del futuro de los programas y obras que deja la saliente administración.

cortesía

La trayectoria del médico Alejandro Gómez, próximo secretario de Salud de Bogotá, muestran que conoce el sector de la salud desde la parte asistencial, la administrativa y la política. Y eso, dice, es un cúmulo de experiencia que le servirá para asumir su nuevo reto en la capital. 

“Me formé en la Universidad Bolivariana de Medellín. Hice el rural en Andes (Antioquia); luego estuve como médico supernumerario en el Hospital Regional de Rionegro, y de ahí pasé a ser subdirector del Hospital de Barbosa. Estuve 10 años dedicado a la medicina asistencial y me gusta decirlo, porque trabajar desde la trinchera permite tener una mirada de los servicios de salud”.   

En 1993, con la reforma a la salud se dio la reforma a la salud con la ley 100, se creó el sistema de garantías en la calidad del servicio y, de paso, la Auditoría de Servicios en Salud, un campo en el que Gómez se formó hasta convertirse en auditor, especialidad que le abrió las puertas para llegar al sector administrativo. “Estuve al frente de una gran EPS en Antioquia llamada Bonsalud, de la cual fui vicepresidente. Posteriormente me dediqué a la academia”, relata.   

Contrario a lo que hacen muchos médicos, Gómez hizo un segundo postgrado en algo que en apariencia poco tiene que ver con la medicina. “Estudie finanzas, algo exótico para un médico, pero que me abrió las puertas. Luego de tantos años en el sector privado y la academia, me interesé en lo público y fue cuando Sergio Fajardo me invitó a trabajar en su alcaldía como responsable de salud pública. Luego trabajé con el alcalde Alonso Salazar, como gerente de Metrosalud. Finalmente pasé a trabajar de nuevo con Fajardo en la Gobernación, donde estuve a cargo de Alianzas Público Privada”.

Estando en lo público, le picó el bicho de la política y se lanzó en 2014 como candidato a la Cámara de Representantes, por Antioquia. Aunque no ganó, lo que sí obtuvo fue una relación cercana con Claudia López, quien fue candidata al Senado. “Forjamos una amistad muy cálida. Hasta el año pasado trabaje con el ICBF, en la Dirección Nacional de Nutrición. Cuando Claudia López anunció la decisión de ser precandidata a la alcaldía le expresé mi simpatía y la he ido acompañando en las reflexiones en salud. Fui coordinador del equipo de empalme. Ahora, para honor mío, asumiré como secretario de Salud de Bogotá”. 

Ya que hizo parte del equipo de empalme ¿Cuál es el balance del sector la salud en la capital?

Más que opiniones, primero hay que preguntarles a los datos qué necesita Bogotá. Hay algunos indicadores que nos preocupan, hay otros que deben ser objeto de atención como vacunación, desnutrición o el bajo peso al nacer. Son cosa que nos muestran las cifras. En epidemiologia los indicadores dicen donde se debe centrar la atención. Desde el primero de enero nos ocuparemos de eso y en que se incluya en el nuevo Plan de Desarrollo. 

¿Y qué indican los datos?

Los fenómenos de salud son complejos. Hay que decir que hay cosas bastante bien, otras más o menos y algunas por ajustar. Somos de una formación bastante académica y nos interesa llegar a la realidad de la población y de la ciudad, a través de los números. Uno quiere saber de qué se muere la gente en Bogotá y lo primero son los problemas cardiovasculares; luego los respiratorios; le siguen los cerebrovasculares, y la cuarta, las agresiones. El perfil epidemiológico es el que nos debe ocupar. La población es cada vez más vieja, con enfermedades coronarias y relacionadas con el ambiente. A esto se suma que la salud mental es una tarea pendiente.

¿Cómo recibirá y qué hará con la EPS Capital Salud?

Hay cosas por hacer. Nuestra intención, y lo ha dicho la alcaldesa, es poder levantar la medida de vigilancia especial que tiene de la Superintendencia de Salud. Eso significa que la EPS debe presentar mejores indicadores económicos y en calidad de salud, que es lo que revisa la entidad. Creemos que se ha hecho un esfuerzo por mejorarla, pero la tarea no está completa, tanto que aún tiene la medida de vigilancia especial. La idea es lograr el saneamiento financiero de la EPS y mejorar la atención, para que pueda seguir adelante. 

Pero la actual administración ha publicitado las ganancias como un gran logro…

En el proceso de empalme lo único que uno recibe es una información. A la actual administración le quedan unos días, donde seguramente tomará medidas. Todo lo miraremos con detalle a partir del primero de enero. 

Una de las grandes apuestas de la actual administración fue la reorganización del sistema por subredes ¿cuál es su apreciación de la estrategia?

Pasar de 22 hospitales a cuatro subredes es una medida razonable, porque se supone que debe generar ahorros administrativos, en compras conjuntas y el hecho de que los pacientes puedan transitar más fácil por los hospitales. Digo que, desde el punto de vista racional, la propuesta es interesante y debería apoyarse. No obstante, parece que todo lo bueno no se ha logrado. Tal vez, porque fue un proceso que se hizo rápido y no había de otra forma. Creo que hay cosas por revisar como el cierre de algunos puntos de atención y conocer si se concertó con la comunidad. Un aspecto importante es revisar el talento humano, la modalidad de contratación, de cómo se les está pagando y cómo los están tratando. Vamos a mirar en detalle cada subred, pues el comportamiento financiero y administrativo de las cuatro no es el mismo. Toca ver qué pasa.   

¿Van a acabar con los contratos por Órdenes de Prestación de Servicios (OPS)?

Terminar con las OPS no sabemos si seamos capaces.  Ese es un propósito de todos. Lo que pasa es que eso refleja un problema financiero y estructural. Lo que sí se debería acabar son las OPS por semanas o máximo dos meses. Eso es una infamia con el trabajador de salud. Hay que hacer lo necesario para que no vuelva a ocurrir

Los Centros de Atención Prioritaria en Salud (CAPS) fue otra de las grandes estrategias de la actual administración ¿Los continuará?

Lo que tenemos es que hay 20 CAPS funcionando en infraestructura que ya existía y hay 20 en proceso de contratación. Hay que revisar el perfil de los CAPS y los servicios. Hoy el modelo apunta más a los especialistas, pero creo que hay que reforzar el médico general y volver a los territorios saludables. Vamos a revisar sus resultados.

Quedarán varias obras de salud en marcha…

Es claro que hay un déficit de infraestructura. Fuera de los CAPS, quedan los tres hospitales que se construirán y la torre de urgencias del hospital de Kennedy, que es una deuda con la ciudad. Estas son cosas que quedan parcialmente adelantadas y tenemos el propósito de llevarlas a feliz término. No queremos dejarle a Bogotá elefantes blancos y por eso lo vamos a continuar. No puede seguir sucediendo que con el cambio de administración se frenen las obras.  

¿Cuál será su primera tarea como secretario de Salud?

Capital Salud es una de las urgencias más importantes, frente a sus condiciones financieras y administrativas. También la infraestructura de las subredes y el diseño de la salud territorial.

895221

2019-12-10T17:25:16-05:00

article

2019-12-10T18:09:53-05:00

jamarin_84

none

Alexánder Marín Correa - [email protected]

Bogotá

“Capital Salud, la urgencia más importante” dice próximo secretario de Salud

82

7662

7744