Carrera por los caballos

El Distrito se enfrenta a estrategias de robo de los animales y tutelas de ciudadanos que buscan hacerse pasar por carreteros para recibir el apoyo económico respectivo. Faltan 400 personas por entregar sus equinos.

Esta yegua de propiedad de Rosalba Rodríguez, líder de carreteros, fue abandonada en la universidad UDCA con signos de maltrato. / Secretaría de Movilidad

El 1º de enero de 2014 no podrá circular por Bogotá ninguno de los vehículos llamados zorras. Ese fue el anuncio que hizo la semana pasada el alcalde Gustavo Petro. Cuando queda un mes para que se cumpla la fecha, la Secretaría de Movilidad le está haciendo el quite a las estrategias, como robo de caballos y tutelas, con las que algunos falsos carreteros buscan meterse en el programa de sustitución.

El más reciente caso del robo de un caballo lo conoció este jueves la Secretaría de Movilidad. Uno de los animales que están en el hogar de paso de la Universidad Nacional recibía los últimos cuidados para ser entregado en adopción el lunes, pero un ciudadano llegó en la tarde a la institución para reclamar que el equino era suyo, no de un carretero, y que se lo habían robado hace un año en La Calera.

El ciudadano se llama Diego García y ayer le contó a El Espectador que en diciembre de 2012 le habían robado dos caballos más junto a este y que hace una semana le robaron tres más de su finca de La Calera. “Fui a buscarlos a la universidad porque sé que en este momento hay personas que están robando los animales por el beneficio que les dan”.

Se refiere al programa de Sustitución de Vehículos de Tracción Animal que la Secretaría de Movilidad comenzó en febrero y por el que entrega un apoyo equivalente a $21 millones a los 2.890 carreteros de la capital para conseguir vivienda, comenzar un negocio o comprar un carro. Esto a cambio de la entrega de su zorra, ya que el Ministerio de Transporte ordenó en 2002 que para eliminarlas debía haber alternativas para la población que trabajaba con ellas.

Ayer, García radicó ante la Fiscalía la denuncia por el robo de su animal contra la señora Fanny Arévalo, la carretera que entregó el caballo ante Movilidad como parte del proceso de sustitución. Mientras se determina qué responsabilidad tiene la mujer en el caso, las autoridades deberán investigar quién es la persona que está detrás del robo de equinos en las afueras de la ciudad, pues la Secretaría ha señalado la situación en varias oportunidades.

Pero el Distrito tiene otros retos. En las últimas semanas ha recibido amenazas de marchas y bloqueos el día 1º de enero, de parte de líderes de carreteros que aseguran que muchos de sus compañeros quedaron fuera del programa de sustitución de las zorras. “Si están pensando que esto va a ser un negocio, no es así. Hay personas que no están en el censo de carreteros de 2010, ni en la actualización de datos que se hizo al año pasado. Sólo hay algunos casos puntuales que dejaremos en manos de la justicia para que nos digan si deben hacer parte del programa”, dice Adriana Iza, directora de Estudios Sectoriales de la Secretaría.

De acuerdo con denuncias que ha recibido la Secretaría, hechas por los propios carreteros, hay líderes que están cobrándoles a sus compañeros por poner tutelas en contra del Distrito. Una de las personas señaladas es Rosalba Rodríguez, quien al ser consultada negó haberle pedido dinero a alguien y dijo que ella sólo ha pedido que se respeten los derechos y la dignidad de los carreteros, porque “la Policía les está quitando sus caballos forzadamente”.

La Secretaría de Movilidad le contó a este diario que Rodríguez abandonó la yegua con la que trabajaba en las instalaciones de la universidad UDCA (donde funciona otro hogar de paso para los equinos que se jubilan), después de que los funcionarios le explicaran que no podían recibir al animal porque tenía el carné vencido y debía renovarlo, lo cual es uno de los requisitos del programa.

Rodríguez también negó esta situación. Sin embargo, en el registro de entrada de la yegua a la UDCA quedó expuesta la situación y al revisar la historia clínica queda en evidencia que el animal había sido víctima de maltrato y tenía rastros de haber criado recientemente, aunque su propietaria no entregó ningún potro.

Adriana Iza reportó que en el momento falta que 400 carreteros entreguen sus caballos y no han logrado ubicarlos. Este es otro de los retos del Distrito a un mes de finalizar el programa de sustitución. El 1º de enero los caballos que se encuentren trabajando como zorras serán decomisados y dados en adopción.

[email protected]

@VeronicaTellez

Temas relacionados