Casos en los que usaron nombre de la Procuraduría para incidir en contratos del Distrito no tienen relación

Aunque hubo rumores sobre la conexión entre el episodio de una falsa carta de la Procuraduría a Movilidad, que sirvió para dar luz verde al cuestionado contrato de semáforos, y la visita irregular de un funcionario al Acueducto para frenar una licitación, por ahora, el ente disciplinario lo descartó.

El Espectador

El nombre de la Procuraduría ha sido usado en dos recientes escándalos relacionados con multimillonarios contratos del Distrito. Por un lado, está el de la falsa carta con membretes de la entidad, que llegó a la Secretaría de Movilidad, dando a la administración luz verde para la ejecución del cuestionado contrato para la renovación de semáforos. Por el otro está la visita irregular de un funcionario a la Empresa de Acueducto quien, sin tener atribuciones, llegó con la intención de suspender la licitación que se adelanta para construir la planta elevadora Canoas.

LEA: Distrito dio luz verde a contrato de semáforos con falso aval de la Procuraduría

Aunque surgieron rumores que ambos casos tendrían algún tipo de relación, al estar orquestados por funcionarios al interior de la entidad, que se estarían prestando para actuaciones irregulares y al servicio de personas interesadas en estos contratos, este jueves la Procuraduría emitió un comunicado en el que sostuvo que no hay evidencias para llegar a esa conclusión.

“No existen evidencias que sugieran que un documento presentado a Movilidad lo haya elaborado un funcionario de este Ministerio Público. Así mismo, que no hay evidencias que permitan relacionar este hecho con un incidente ocurrido el pasado 14 de septiembre en la Empresa de Acueducto, donde un funcionario de la División de Registro, Control y Correspondencia pretendía adelantar una visita especial a un proceso de contratación que actualmente tramita esa entidad”.

A pesar de esto, el ente de control señaló que se seguirán adelantando las investigaciones para llegar al fondo del asunto y tratar de determinar las personas que estarían detrás de estos hechos. En principio, como lo informó la propia Procuraduría, el empleado que realizó la visita al Acueducto, presentándose como funcionario de una dependencia a la que ya no pertenecía y cuando estaba de licencia, fue suspendido por tres meses y actualmente se adelanta la práctica de pruebas para esclarecer el asunto.

“La delegada que adelanta las investigaciones encontró que no hay razones o pruebas para suponer que los dos episodios están relacionados entre sí. Los elementos de juicio de que se dispone sugieren, que el documento espurio presentado en la Secretaría de Movilidad es ajeno e independiente del comportamiento aparentemente irregular cometido por el funcionario de Registro y Control en las instalaciones de la EAAB”.

Ante estos hechos, el Procurador General, Fernando Carrillo Flórez, indicó que la entidad está comprometida con “una política de cero tolerancia frente actos de corrupción y en todos los casos actuará de manera decidida para prevenir y sancionar cualquier clase de conducta ilegal, que pueda ser cometida por alguno de sus funcionarios o de las entidades vigiladas”.

 

* * *

Si quiere conocer más sobre lo que pasa en Bogotá, lo invitamos a seguir nuestra página en Facebook: