Cayeron 'Los G', dedicados al expendio de drogas en el sur de Bogotá

La Sijín logró capturar a 13 integrantes de la organización, quienes comercializaban bazuco en parques y colegios de siete barrios de las localidades de Kennedy, Bosa y Tunjuelito.

Policía Metropolitana de Bogotá

Tras un año de investigación y seguimiento, las autoridades lograron desarticular una organización delincuencial denominada ‘Los G’, dedicada al expendio de drogas en parques, calles y colegios de al menos siete barrios de tres localidades del sur de Bogotá.

De acuerdo con la Policía, en cabeza del Grupo de Delitos Especiales de la Sijín, se trata de 13 personas –algunos de ellos miembros de una misma familia– quienes se dedicaban a negocios ilegales, especialmente los relacionados con la venta y distribución de estupefacientes. 

“Los implicados en el tráfico de estupefacientes fueron capturados en el operativo denominado ‘Alfa’ y que dejó  13 capturados en 10 diligencias de allanamiento. Dos de ellos siguen siendo buscados”, explicó el teniente Douglas Restrepo, jefe de la Sijín en Bogotá.

La banda operaba en los barrios New York, Villanueva, Las Delicias, San Andrés, Fátima, Venecia y San Vicente, en las localidades de Kennedy, Bosa y Tunjuelito. En estos sectores los vendedores se turnaban los puntos de comercialización de los que se habían apoderado hace poco más de un año, y en los que al día podían vender entre 500 y 800 dosis diarias de bazuco. Cifra que podía duplicarse durante los fines de semana.

“Cada papeleta tenía un valor de $2.000 durante el día y $2.500 en la noche, lo que semanalmente podía dejar ganancias de entre $12 y $15 millones (…) Lo curioso de esta banda es que el alucinógeno que vendían estaba  empacado en un papelillo color fucsia, además de que a sus seis expendedores les pagaban con  dosis de bazuco, lo que servía de incentivo para conseguir nuevos clientes”, agregó el jefe de la Sijín.

Los líderes de ‘Los G’ –quienes en su mayoría residían en Soacha– frecuentaban los sectores de Kennedy y Tunjuelito. Los capturados, quienes no aceptaron cargos, deberán responder por los delitos de tráfico de estupefacientes y concierto para delinquir.

Entre otros, las autoridades cuentan con material probatorio como videos e interceptaciones que ponen al descubierto el ‘modus operandi’ de ‘Los G’, fruto de seguimientos y vigilancias.