Centros de consumo controlado en Bogotá dependen de un decreto del Gobierno

La advertencia fue hecha por el alcalde Gustavo Petro.

Archivo

El alcalde Gustavo Petro indicó que la posibilidad de adelantar un plan piloto en la ciudad de centros de consumo controlado depende de un decreto del Gobierno Nacional.

“El paso hacia lo que se llamaría un centro regulado de consumo solo depende de un decreto del Gobierno Nacional y de una evaluación en el tiempo para determinar si los indicadores de inseguridad bajan, si los indicadores de salud en la población afectada suben, disminución en el consumo de bazuco y esto se podría evaluar solo sobre un piloto”, manifestó el acalde Gustavo Petro.

Destacó que el centro Bakatá entregado este miércoles es un gran salto en política social en América Latina ya que no existen experiencias superiores a la que está adelantando Bogotá.

“Para garantizar la atención total necesitaríamos tres centros más como estos y el tema del consumo regulado depende del Gobierno Nacional. Pasamos de los CAMAD a Bakatá esto es un gran salto hacia la atención integral”, sostuvo el mandatario capitalino.

También resaltó que la atención que inicialmente se prestaba en materia médica en los CAMAD se transformó en un completo modelo integral que les ofrece a los habitantes de calle, duchas, camas, centros de trabajo, educación, entre otros.

“Las personas habitantes de calle en este momento, en cualquier punto de la ciudad están consumiendo, lo que hace Bakatá es atraerlos hacia el Estado y hacia unas políticas sociales de dignificación, pero pensar románticamente que han dejado de consumir es una manera errada de mirar la sociedad”, expresó el burgomaestre.

A su vez, manifestó que mantener a esta población consumiendo drogas tan dañinas para la salud como el bazuco, sin una intervención del Estado, no solo condena al consumidor sino a la sociedad en general por los temas de inseguridad que esto produce.

“Nosotros creemos y es la política pública del Distrito, que hay que llegar a Bazuco Cero, es decir, lograr que no consuman bazuco y todas estas políticas, como los CAMAD, están enfilados en lograr una reducción sustancial, ojalá a cero. Ellos mismos, los consumidores han expresado que el mecanismo más eficaz para disminuir sus consumos de bazuco es la marihuana y el tema del debate es mundial”, puntualizó Petro Urrego.
 

Temas relacionados