Cesión de contrato o que la aseguradora responda

Secretaría de Educación busca soluciones para continuar la reconstrucción de la institución, así como para garantizar la ejecución de otros contratos que firmó con la sociedad Fagar Servicios, cuyo representante aceptó la iliquidez de la empresa.

Las obras del colegio Alianza Quiroga quedaron en 28%. Se buscan soluciones para continuar los trabajos. Foto: Cristian González

La decisión de la firma Fagar Servicios 97 de abandonar a finales del año pasado los trabajos de reconstrucción del colegio Alianza Quiroga, en la localidad Rafael Uribe Uribe, y el riesgo en el que están otros tres contratos de obra que le adjudicó el Distrito (para construir dos colegios más y dos jardines infantiles), tienen a la Secretaría Distrital de Educación buscando caminos para salvar los procesos y evitar someterlos de nuevo a licitación. Por esto, lleva meses buscando acuerdos con los contratistas y las aseguradoras para hallar una buena solución.

En el caso del colegio Alianza Quiroga, según la Secretaría, el año pasado usaron todos los mecanismos administrativos a su alcance, como amonestaciones y multas, para tratar de que la constructora cumpliera. Sin embargo, ahora que es un hecho su situación de insolvencia, el Distrito negocia con la aseguradora para que termine los trabajos, al ser un actor solvente. El Espectador conoció que mañana se realizará una audiencia para tratar de llegar a un acuerdo en este sentido.

El secretario de Educación, Óscar Sánchez, reconoció que en el caso del colegio Alianza Quiroga el problema no es nuevo y que llevaban un año buscando alternativas para el cumplimiento del contrato. Incluso, como la empresa es sucursal de una firma española, hicieron que el gerente de la casa matriz viniera a Bogotá para tratar de llegar a un arreglo. Sin embargo, a pesar de la buena disposición, no hubo soluciones definitivas.

En el caso de los otros tres contratos que la Secretaría le adjudicó a la sociedad, por casi $45.000 millones para construir los colegios La Magdalena y Las Américas, en la localidad de Kennedy, y dos jardines infantiles en San Cristóbal, el panorama es otro. Al no haber entregado recursos públicos, por estar en etapa de diseño, la alternativa que estudia el Distrito es la cesión de los contratos, algo que parece compartir el contratista, y así buscar otro constructor que garantice la continuidad de las obras. En caso de no concretar la cesión, el único camino que le queda a la Secretaría es declarar la caducidad por incumplimiento y abrir de nuevo las licitaciones para encontrar contratista lo antes posible, trámite que retrasaría más la entrega de estos trabajos, que debían estar listos este año.

Aunque en las reuniones del Distrito con el contratista siempre han dicho que quieren una salida honorable a este asunto, tomar decisiones no ha sido fácil. Según funcionarios de la Secretaría, en todo este lío es evidente que el contratista se demoró en aceptar su situación financiera. Ahora, en la Secretaría piensan que es mejor llegar a un buen arreglo antes de pensar en la caducidad, ya que esto implica más problemas para el Distrito.

Cada que se conoce un caso como estos, surgen señalamientos de posible corrupción (como en el caso de los Nule) o fallas en la evaluación de las entidades oficiales. A pesar de esto, el secretario Sánchez resaltó la transparencia de las licitaciones que ganó la firma Fagar Servicios, ya que al revisar los procesos, encontró que hubo muchos oferentes, lo que demostraría que fue un buen proceso. Por ejemplo, en el contrato del colegio Quiroga le ganaron a 32 consorcios. Lo que ocurre ahora, con sus líos financieros, es un asunto que se sale de las manos del Distrito.

Si bien en la administración calificaron la insolvencia del contratista como algo grave, destacan que por fortuna en tres de los cuatro contratos no se desembolsaron recursos públicos. “Lo que está ocurriendo es poco usual, ya que en tres años la Secretaría ha adjudicado 150 contratos de obra y la gran mayoría se han desarrollado en condiciones normales, con algunas demoras pero sin mayores traumatismos. Estamos buscando lo antes posible una solución”, agregó el funcionario.

David Portilla, representante legal de Fagar Servicios, reconoció la iliquidez de la empresa y sostuvo que llegaron a esto por el dinero que le adeudan varias entidades públicas, por casi $5.500 millones. “Casi todos los contratos los hemos terminado sin inconvenientes. En el caso de los que tenemos con la Secretaría de Educación y el ICBF, coincidieron con nuestros problemas financieros y estamos buscando soluciones. Desde el año pasado planteamos la cesión. Estamos esperando la respuesta del Distrito, que ya tiene todos los documentos y los posibles nuevos contratistas”.

“El problema que atravesamos es por una cartera alta, incluso deudas por obras que terminamos en 2013 que no nos han terminado de pagar. Nuestro caso no es parecido al de los Nule, porque casi todas las obras las hemos entregado. Estamos dando la cara y nuestro interés es ceder los contratos por los que no podemos responder, antes de que el problema sea más grande. Hubiera sido descarado empezar las otras obras y dejarlas tiradas. Por eso, reconocemos nuestro problema y estamos prestos a cualquier solución”.

De acuerdo con los datos de la Secretaría, a pesar de que la construcción del colegio Alianza Quiroga se contrató a mediados de 2013 y debía estar lista en diciembre del año pasado, la obra está en un 28% de ejecución. Por ahora, la urgencia del Distrito es encontrar lo antes posible una solución para salir de este lío y garantizar la continuidad de la obra.

[email protected]

@alexmarin55