Ciclistas de Bogotá, a redimirse de sus pecados

Lograr el objetivo de ser la capital mundial de la bicicleta no solo está en manos de las autoridades, sino del alma de este medio de transporte: los ciclistas. Ellos también deben poner de su parte para que otros actores viales vean las bondades de la bicicleta.

No usar casco y conducir con audífonos son dos de las conductas que deben cambiar los ciclistas. / Andrés Torres - Archivo El Espectador

Uno de los regalos de cumpleaños que le dio el Distrito a Bogotá el año anterior fue proclamarla como la capital mundial de la bicicleta. Desde entonces se generó un profundo debate sobre si las condiciones de la ciudad daban para atribuirse tal rótulo. Por eso, en una publicación que presentó la Alcaldía en la Feria del Libro, se hizo claridad de que ser el epicentro de la bici es más una visión que una realidad. Para los ciclistas, cumplir esta meta solo será posible si se refuerzan los trabajos en infraestructura, seguridad vial y personal. Sin embargo, es sobre los biciusuarios, alma de ese anhelo, que recae gran parte de la responsabilidad para ser una ciudad de ciclistas. 

>>>LEA: “Bogotá no es la capital mundial de la bicicleta”: Personería

En Bogotá se realizan a diario 800.000 viajes en bicicleta, no solo por los 541 kilómetros de ciclorruta que tiene la ciudad, sino por calles y andenes. No usar la infraestructura en algunas zonas parece comprensible, pues, como reclaman los biciusuarios, las redes están desconectadas y en muchos casos son inseguras. No obstante, hay otros que sencillamente prefieren ir por los carriles para vehículos, cometiendo uno de los primeros pecados de los ciclistas.

Aunque transitar por calles y avenidas está amparado por la Ley 1811 —conocida como Ley Probici—, para algunos activistas de la bicicleta se debe tener en cuenta que por la misma vía van carros de grandes dimensiones, como buses o camiones de carga. Ese es el pensamiento de Las Damas de la Bici, un grupo que busca promover el uso correcto y las buenas maneras a bordo de la cicla, y que también hace un llamado a las autoridades para que esta norma no sea letra muerta.

Según Fran Vera, una de sus voceras, “la Policía a veces no conoce la norma. A pesar de que la Ley Probici nos faculta a ocupar un carril, nos piden subir al andén. Sin embargo, si los ciclistas queremos ocupar una vía debemos hacerlo de manera adecuada. Si uno va en una bici a menos de 25 km/h, no se puede pretender ir por el carril rápido. Es cuestión de sentido común”.

Para el Distrito, hacer un correcto uso de los carriles de las vías es la recomendación más importante para preservar la vida de quienes van en dos ruedas. Según cifras de la Secretaría de Movilidad, cinco de cada 10 muertes de ciclistas están relacionadas con accidentes con vehículos pesados (bus o vehículo de carga). Por eso, tanto a ciclistas como a conductores se les pide conservar una distancia mínima de 1,5 metros entre sí.

>>> LEA: ¿Cómo consolidar la capital mundial de la bicicleta? 

Otro de los comportamientos que deben cambiar los ciclistas es el respeto por las señales de tránsito, en especial los semáforos. “He escuchado todo tipo de argumentos de ciclistas para justificar que se pasan un semáforo en rojo. Desde que al parar los roban, hasta que tienen ese derecho, porque no contaminan. La verdad es que no tiene nada que ver lo uno con lo otro y un semáforo en rojo debe respetarlo desde el camión hasta la bici”, dice Vera.

Quienes cambian otros medios de transporte por la bicicleta lo hacen, por lo general, por ahorrar dinero y tiempo. Sin embargo, que este sea el medio de transporte más fácil de usar no significa que se puede conducir de cualquier forma y que no existan reglas. Hay normas, como el uso de protección y la concentración al conducir, que, según las autoridades, no siempre se cumplen.

“Los ciclistas no deben utilizar el celular, ni ningún otro elemento distractor mientras estén rodando. Tampoco usar audífonos, porque los aísla de las posibles alertas que surjan de manera repentina en la vía. Es muy importante que usen material reflectivo para hacerse visibles en las horas de la noche y la madrugada. De igual forma, es de vital importancia que hagan uso del casco”, afirma la Gerencia de la Bici, dependencia de la Secretaría de Movilidad encargada de promover el uso de este medio de transporte.

>>>Lea: ¿Capital mundial o mortal de la bici?

Las Damas de la Bici señalan que también es común ver a quienes conducen bicicleta hacer piruetas por la vía. Por todo esto, para este colectivo la solución es fortalecer las campañas de pedagogía y mejorar los canales de comunicación entre ciclistas y autoridades. “Si todos están mirando para su lado es complicado. Son urgentes la pedagogía y la armonización con los demás actores viales. No nos apartamos de la ley y no proponemos nada extraordinario, sino que se cumpla la norma. Los ciclistas nos acostumbramos a hablar de los derechos, pero a muchos se les olvida que también hay deberes. Es necesario que todos entiendan que la bicicleta no es un juguete. Independientemente del medio de transporte, todos somos peatones en algún momento y son ellos a quienes más hay que respetar”.

La Gerencia de la Bici destaca que en lo corrido de esta administración han adelantado tres campañas de prevención que han involucrado a más de 7.500 ciclistas. Además ha expedido un manual con todas las buenas conductas y recomendaciones para proteger su vida. Asimismo afirma que avanzará en la construcción de infraestructura y al final del período de gobierno habrá 581 kilómetros de ciclorruta y quedarán contratados otros 133 kilómetros.

853104

2019-04-30T22:00:59-05:00

article

2019-04-30T22:15:01-05:00

[email protected]

none

Felipe García Altamar - [email protected]

Bogotá

Ciclistas de Bogotá, a redimirse de sus pecados

48

6038

6086