Cinco nuevos comedores ya operan en colegios de Bogotá

En lo corrido del año, se han puesto en funcionamiento 15 de ellos en diferentes colegios de la ciudad. La meta es contar con 133 de estas instalaciones antes de concluir 2017.

En el colegio Nicolás Esguerra funciona la segunda cocina móvil que opera en Bogotá. /Secretaría de Educación Distrital

Con la puesta en funcionamiento de cinco nuevos comedores escolares –en colegios de Kennedy, Engativá, Barrios Unidos y Rafael Uribe Uribe– la Secretaría de Educación de Bogotá llegó este miércoles a 128 instalaciones de este tipo operando en la ciudad, con lo que se beneficia a más de 163 mil niños y jóvenes.

El Distrito destacó que en el colegio Nicolás Esguerra de Kennedy puso en marcha la segunda cocina móvil que funciona en la capital, ideada para beneficiar a 1.000 estudiantes con comida caliente. Este nuevo espacio consta de sistemas y elementos especializados para el alistamiento, almacenamiento, preparación y distribución de alimentos.

Para su funcionamiento, se invirtieron recursos por el orden de los $800 millones y, según el Distrito, la cocina cuenta con sistemas de extracción de olores y humo, así como aire acondicionado; áreas para el alistamiento, almacenamiento, preparación y distribución de alimentos; horno combi; sartén basculante; licuadora industrial y dispensador de jugos.

A esta cocina se suma el comedor de la institución educativa La Palestina, en Engativá, que beneficia a 1.077 estudiantes con comida caliente, gracias a una inversión anual de $770 millones. “Este beneficio, sumado a la entrega de refrigerios en la mañana, apoya el desarrollo de la jornada única y las diferentes modalidades académicas”, aseguró la Secretaría de Educación.

También comenzaron a operar en la localidad de Rafael Uribe Uribe los comedores del colegio República de EE.UU. –que suministra 390 desayunos y almuerzos por jornada a estudiantes entre jardín y grado 11, con una inversión anual de $530 millones– y de la institución educativa Kennedy, que ofrecerá desayuno y almuerzo a 965 estudiantes entre los grados 6° y 11 de las jornadas mañana y tarde. Lo anterior, gracias a una inversión de $700 millones.

Por último, en el colegio Julio Flórez de Barrios Unidos se puso en marcha un comedor destinado para 697 niños y jóvenes: 404 de ellos reciben desayuno y 697 reciben almuerzo. Todos hacen parte de la jornada única que se implementa en el colegio.

De acuerdo con la administración, con estos espacios ya son 15 los comedores entregados en lo corrido de 2017 bajo el Programa de Alimentación Escolar del Distrito. “Estos son números récord para la capital que evidencian los esfuerzos por la mejora continua del programa, reconocido por el Ministerio de Educación como el mejor del país”, aseguró el alcalde Enrique Peñalosa.

A su turno, la secretaria de Educación, María Victoria Angulo, anunció que, en lo que resta de 2017, se entregarán otras cuatro cocinas móviles de última generación y un comedor escolar más a colegios de Usaquén, Engativá, San Cristóbal y Fontibón. La meta es contar con 133 comedores escolares antes de concluir 2017.