Claman justicia por asesinato de Dilan Fabián Moreno

Mientras los vecinos del barrio El Jardín, de Bosa, piden justicia por la muerte del niño de ocho años, la Policía ofreció una recompensa de $20 millones para dar con el paradero del responsable. Los estudiantes del colegio Grancolombiano, en donde estudiaba la víctima, se manifestarán hoy.

Los vecinos del barrio El Jardín rindieron un homenaje al pequeño de ocho años. / Gustavo Torrijos - El Espectador

Al mes son asesinados, en promedio, cinco niños en Bogotá. Dilan Fabián Moreno Muñoz, de ocho años, fue la víctima más reciente. El caso causó tal conmoción en la comunidad del barrio El Jardín, de Bosa, en el suroccidente de la ciudad, que la Policía ofreció ayer una recompensa de $20 millones para dar con el paradero del sicario que segó su vida en la tarde pasado martes. Durante la mañana de este viernes, los estudiantes del colegio Grancolombiano, en donde estudiaba el menor, planean una marcha que saldrá desde el plantel hasta el parque Chiminigagua. En su manifestación exigirán justicia. 

Para encontrar al atacante, las autoridades cuentan con los videos de las cámaras de seguridad. En las imágenes se observa que, cuando el pequeño llegó a la casa, en compañía de su padre y proveniente del colegio, ubicado en Bosa Laureles, un hombre en bicicleta, mestizo y de pelo corto, que usaba gafas oscuras y esperaba en la esquina, les disparó en al menos tres ocasiones. Posteriormente, el agresor salió corriendo y se perdió entre las calles del vecindario. “Ni siquiera los dejaron llegar”, dicen los testigos frente a un altar que improvisaron en el lugar de los hechos.

Dilan Fabián recibió un disparo en la cabeza y fue auxiliado por los vecinos del sector, que lo llevaron a un centro asistencial. No obstante, allí declararon su muerte. Su padre recibió una herida leve y también fue trasladado a un centro asistencial de la localidad.

Una de las hipótesis más fuertes de las autoridades consiste en que el ataque iba dirigido al padre del menor. Al parecer, había salido de la cárcel dos meses atrás, donde estuvo por el delito de hurto, y todo apunta a un ajuste de cuentas. De hecho, algunos vecinos aseguran que en días previos al ataque rondaron por el barrio varios desconocidos con el objetivo, al parecer, de recoger información sobre el padre del niño fallecido.

Las autoridades cuentan además con las declaraciones de los testigos y los posibles hechos delictivos en los que pudo estar vinculado el padre del pequeño. Con base en esa información, entre los vecinos del sector se tejen conjeturas sobre las causas del crimen. Lo cierto es que la familia residía como inquilina en una vivienda del sector y al pequeño lo veían jugando en la cuadra frente a su casa. Pero, en ningún momento, los habitantes de la zona notaron un comportamiento de la familia que les resultara extraño.

Aun así, los vecinos se han unido para rechazar el crimen y pedirles a las autoridades que lo esclarezcan. “Para nosotros es muy duro que caiga un niño a manos de un criminal. Nunca habíamos visto eso en el barrio”, indica Gustavo Blanco, presidente de la Junta de Acción Comunal de El Jardín. A lo largo de la semana se han congregado frente al lugar del asesinato para rendir un homenaje a la memoria de Fabián.

Para Ximena Norato, directora de la fundación Pandi, la persona que tiene el objetivo de matar “sabe que la bala puede impactar a otra persona. Quien sale a asesinar, no comete errores, sale a asesinar”. El reto de la sociedad, dice, es que los adultos y las instituciones creen entornos seguros para los menores. “La situación es tan grave en Colombia que somos el cuarto país en el mundo en donde más asesinan niños y niñas. Cada día, en promedio, son asesinados 2,1 niños (900 niños anuales). Los datos evidencian que la violencia se ha instaurado en las comunidades y en las familias. Muchos de esos asesinatos ocurren en las calles y al menos 30 se registran a manos de los propios familiares”, agrega.

Según cifras de la Policía, siete de cada cien homicidios que se registran en Bogotá son contra menores de edad. Entre el año 2010 y septiembre de este año se registraron en Bogotá 723 asesinatos de menores de edad, 93 de los cuales eran menores de 14 años.

Hoy los miembros del colgio Grancolombiano sentarán su voz de protesta y exigirán justicia para que un hecho como el que tocó a Dilan Fabián no vuelva a ocurrir. "Manifestaremos nuestro desacuerdo, como familia, frente a cualquier acto violento que atente contra la vida, la salud o la integridad de alguno de los miembros de nuestra comunidad o de nuestra localidad", aseguran. 

 

últimas noticias