Comenzó ascenso del Bacatá

El BD Bacatá estará listo en 2015 y le dará a la ciudad una construcción de 216 metros de altura.

El edificio del hotel lleva seis pisos construidos y se espera que para el próximo año esté concluido. / Cristian Garavito

Sergio Quintero, el jefe de la ingeniera Carolina Rodríguez Rubio ‘la dura’ del BD Bacatá, el proyecto que se convertirá en el edificio más alto de Colombia, tuvo que encargarse de este complejo, en el que funcionarán un hotel, unidades de vivienda y oficinas, pues su discípula, quien sacó adelante la parte más delicada de la ingeniería de este proyecto —la cimentación que soportará las 200 mil toneladas de peso del que será el ícono de Bogotá—, tuvo que abandonar su cuartel en la carrera 4 con calle 19 para pasar a disfrutar de la llegada de su primogénito.

Con las botas puestas, el gerente técnico del proyecto empieza a descender para mostrar cómo la parte norte de la obra, donde estarán los apartamentos y las oficinas, avanza sin contratiempo pese a las lluvias, que no han impedido que los pilotes sean reemplazados por las columnas que soportarán el peso de la edificación, de 67 pisos, que estará lista para el próximo año.

El recorrido por los siete pisos de sótanos muestra la complejidad de la obra, en la que hay 15 mil metros cúbicos de concreto y más de un millón de kilos de acero enterrados. Un ejército de operarios trabaja las 24 horas del día.

“En el Bacatá todo es especial. Se compró una formaleta alemana a la firma Peri, especial para construir rascacielos, lo que le permite a Pabryc Ingenieros aligerar la construcción, ya que facilita la utilización de herramientas seguras que dinamizan el avance de las obras”, contó Quintero.

En la fundición de las paredes del proyecto se utiliza un cemento especial que fue creado por Argos y Holcim, el cual permite que el fraguado sea muy rápido, con lo cual se puede avanzar aceleradamente en la construcción de las placas.

Asimismo, Quintero sostiene que se está utilizando hierro de 12 mil PSI (libras por pulgada cuadrada), cuando lo normal es utilizar de 5.000 PSI, y que el hierro que se usa es de Paz del Río y de Diaco, proveniente de Brasil.

Frente a las dudas de para cuándo estará listo el edificio, Quintero sostiene que para diciembre el centro comercial estará operando y que también se hará entrega de las primeras fases del proyecto.

Por ahora, los más de 4.000 inversionistas del proyecto esperan que la obra avance sin contratiempos y entre en operación, para empezar a recibir los primeros dividendos.

El edificio es un ejemplo de un terminal logístico, ya que se convierte en un puerto que recibe el descargue de materiales sin afectar el vecindario. Además, de modo simultáneo puede atender el descargue de acero de dos camiones y el cargue con tierra de dos volquetas por parte de dos grúas móviles de brazo largo, sin que se ponga en riesgo la operatividad de los trabajadores.

“Es un ejemplo la forma como se está construyendo este proyecto, y para sacar las máquinas que están extrayendo la tierra que sostuvo las pantallas, se tendrán que traer grúas especiales que izarán estos equipos, que hoy están a más de 30 metros de profundidad”, indicó.

Entrar a los sótanos del BD Bacatá es como transportarse a la era de las cavernas, en las que los primeros habitantes de la Tierra se protegían de la inclemencia del tiempo. Por ahora el proyecto sigue su ascenso para estar 216 metros más cerca de las estrellas.

[email protected]

@jairochacong

Temas relacionados