Comerciantes en Bogotá también se oponen a ley seca todo el fin de semana

El gremio de los comerciantes advirtió de lo inconveniente de la medida y de su impacto en las finanzas de los establecimientos dedicados a la rumba. Piden la mediación del Distrito.

Tomada de Pixabay/Referencia

No cayó bien entre los comerciantes y dueños de establecimientos nocturnos en Bogotá la medida de ley seca que implementará este fin de semana el Gobierno Nacional, en respuesta a la elección del candidato que tomará las riendas del partido Liberal de cara a las elecciones presidenciales de 2018. (Lea: Por consulta liberal habrá ley seca este fin de semana)

En opinión de la Federación Nacional de Comerciantes (Fenalco), la restricción –que se hará efectiva a partir de las 6:00 de la tarde de este sábado hasta las 6:00 de la mañana del lunes– afectaría la dinámica que alrededor de 50 mil establecimientos dedicados a la rumba. Por ello, pidieron la mediación del gobierno distrital para que la medida se implemente a partir del domingo 19 de noviembre.

La solicitud fue formalizada ante la Secretaría de Gobierno y, entre otros, los comerciantes advierten de la inconveniencia de la medida no solo por las implicaciones que tuvieron dos fines de semana con puente seguidos, sino por los efectos que tiene en los bolsillos de alrededor de un millón de empleados que dependen del comercio, “además del sector turismo y de servicios que mueven la dinámica productiva de la capital”.

De acuerdo con Juan Esteban Orrego, director de Fenalco en la capital, “la situación económica en Bogotá no es la mejor, vivimos procesos de desaceleración económica y venimos de dos puentes festivos que afectan directamente al comercio como al sector de turismo. Si a eso le sumamos una ley seca por 48 horas, los efectos son realmente peligrosos”.

Previamente, los dos candidatos que se medirán en las urnas el domingo –Humberto de La Calle y Juan Fernando Cristo– expresaron su inconformismo por la duración de la medida y pidieron que su vigencia inicie el domingo para “no afectar a las personas que viven de esta actividad”.

El propio ministro de Interior, Guillermo Rivera, señaló lo “desproporcionado” de la restricción; sin embargo, explicó que el Gobierno cumple con lo estipulado en el Código Electoral, que explica que “queda prohibida la venta y consumo de bebidas embriagantes desde las seis de la tarde del día anterior a aquel en que deban verificarse las votaciones hasta las seis de la mañana del día siguiente de la elección”.

El funcionario manifestó también que ha recibido varias “comunicaciones de Asobares” en las que se pide que esta medida se aplique a partir del domingo, para que los establecimientos que venden alcohol no se vean perjudicados.