Comienza la batalla por el POT en el Concejo

El liberal Miguel Uribe se la jugó por una ponencia negativa, mientras que los progresistas Diana Rodríguez y Diego García defienden la propuesta del alcalde y le harían modificaciones.

Miguel Uribe, concejal liberal.
Miguel Uribe, concejal liberal.

En medio de dos ponencias positivas y una negativa ante el proyecto del Distrito para modificar el Plan de Ordenamiento Territorial (POT) se mueven las cartas en el Concejo días antes de la votación de uno de los principales proyectos de la administración. No es claro hacia cuál de las propuestas se inclinarán las mayorías de la corporación, luego de las sonadas negociaciones que ha tratado de realizar el secretario de Gobierno, Guillermo Jaramillo.

La posición más radical entre los ponentes de modificación al POT fue la del concejal liberal Miguel Uribe Turbay, quien se la juega por un documento para decirle no a la propuesta del alcalde Gustavo Petro, reiterando la oposición que ha hecho su partido a los planes del mandatario.

Uno de los argumentos del concejal liberal para realizar ponencia negativa es que la administración debió haber hecho un diagnóstico de seguimiento al ordenamiento territorial para determinar los resultados durante los últimos 13 años. Sin este diagnóstico “es imposible tener la certeza de los elementos que deben ajustarse y si es o no necesario el redireccionamiento de la planificación de la ciudad”, como quiere el Distrito.

Uribe critica las justificaciones que tiene la Alcaldía para modificar el POT por la ausencia de estudios técnicos y jurídicos que desconoce la ley. De hecho, asegura que la propuesta de Petro modifica por completo la norma vigente en temas como el modelo de ocupación que el Distrito busca concentrar en el centro ampliado con la redensificación. “Esto es absurdo si se tiene en cuenta que el promedio de densidad en la capital es el mayor en América”.

Por el contrario, el progresista Diego García señala que la propuesta de Petro no cambia el modelo que se definió en 2000, como también lo ha dicho el secretario de Planeación, Gerardo Ardila. Para el concejal, detrás de estos argumentos está la posición de rechazo al alcalde y la resistencia de los gremios ante nuevas normas que implicarían mayores compromisos por parte de ellos al generar más espacio público o mejores vías, en los proyectos de construcción, por ejemplo.

García reconoce que la administración ha tenido errores al defender su propuesta durante las últimas tres semanas en el Concejo, pues temas como la mezcla de usos han existido desde hace años en la ciudad y no son una novedad de la administración, que lo único que hace “es organizarla”.

El progresista, quien optó por una ponencia positiva con modificaciones a la propuesta de la administración, asegura que lo más importante es que se den cambios en el proyecto para asegurar el cumplimiento de los lineamientos de adaptación al cambio climático. Por ello, propone que se introduzcan incentivos para los constructores que realicen edificaciones sostenibles.

La concejal Diana Rodríguez también preparó una ponencia positiva con modificaciones, en la que defiende aspectos como la amplia participación que tuvo el proyecto, contrario a lo que han expresado los gremios y algunos ciudadanos.

Se sabe que la corporación podría tener una amplia aceptación de la ponencia negativa de Uribe, y en la votación en Comisión del Plan, los concejales podrían darle un no rotundo a la propuesta de Petro, un escenario que le negaría la posibilidad de expedir por decreto su proyecto, y es el temor más grande de la administración.

De cualquier forma podría haber sorpresas ante los posibles resultados del coqueteo entre el Distrito y el cabildo en las últimas semanas, a propósito de los rumores de ofrecimientos del secretario de Gobierno, Guillermo Jaramillo, a las bancadas.

En el Concejo también hay dudas respecto a los tiempos para tramitar el proyecto, según los cuales la corporación tiene 90 días para pronunciarse, pero muchos se cuestionan si incluyen días hábiles, pues la estrategia del Distrito se centraría en tratar de extender al máximo los debates sobre la propuesta. Se espera que la votación se realice a más tardar el 9 de junio.