Compleja situación de orden público en TransMilenio

Usuarios siguen protestando en la troncal de Suba.

Desde muy tempranas horas de la mañana de este jueves un grupo de 100 personas, usuarios de TransMilenio, protestan en la troncal de Suba, exactamente en la estación Transversal 91, argumentando que todos los días deben esperar más de media hora los articulados. Aseguran que el servicio es “pésimo” y dicen que necesitan soluciones urgentes.

Los protestantes impiden el paso de los articulados del sistema alegando la demora y escasez de buses. La alcaldesa de la localidad de Suba, Marisol Perilla, hizo presencia en el lugar con el ánimo de construir una mesa de concertación que no se pudo realizar por cuenta de las manifestaciones.

Dejando más dudas que respuestas la alcaldesa abandonó el lugar y tiempo después un grupo de manifestantes impidió el paso de articulados, por ello fue necesaria la acción de personal del Escuadrón Móvil Antidisturbios (ESMAD) que trató de disuadir la manifestación con gases lacrimógenos.

No obstante, aunque hay tránsito en el carril de buses y particulares, el carril de TransMilenio permanece cerrado.

En diálogo con El Espectador, Diego Alejando Méndez, uno de los ciudadanos elegidos para conformar la mesa, indico que el problema inició a las 7 de la mañana por la demora de los buses: "inicialmente le dijeron a la gente que había un accidente, pero después constatamos que se trataba de bloqueos. Yo me dirigía para la 72 pero no pude llegar y con otros ciudadanos fuimos elegidos para conformar una mesa, pero no se logró por la actitud arrogante de la alcaldesa".

 

Temas relacionados