Comunidad del occidente de Bogotá retuvo a taxista presuntamente ebrio

De acuerdo con los vecinos del barrio Villas de Granada, el conductor se subió al parque del barrio y estrelló otro carro. Posteriormente, intentó huir del lugar de los hechos.

Archivo particular

La comunidad del barrio Villas de Granada, ubicado en la localidad de Engativá, en el occidente de Bogotá, sorprendió a un taxista que subió el vehículo a un parque, estrelló otro carro e incluso, intentó huir del lugar de los hechos. Todo lo anterior, bajo presunto estado de embriaguez.

En videos aficionados grabados por la comunidad se observa cuando la ciudadanía le reclama al conductor por su comportamiento y por intentar huir del parque: “No esconda la cerveza mijito que ya está en video (…) No se vaya a volar viejo, no señor. Se baja”, le dice uno de los habitantes.

Testigos de los hechos advierten que el conductor se movilizaba en un elevado estado de ebriedad y alertaron por el riesgo que representó para las familias que en ese momento departían en el parque: “El conductor queda en el carro e intenta prender el taxi. No le prende porque el carro está totalmente destruido en su parte delantera”, aseguró uno de los vecinos en diálogo con Noticias Caracol.

Por otro lado, la comunidad reprochó el actuar de un supuesto miembro de la policía (vestido de civil) que, al parecer, sería el hijo del conductor involucrado y quien presuntamente habría actuado de forma irregular para favorecer a su familiar.

“Vemos que hay unos movimientos extraños, como el hecho de que al conductor lo suben en la grúa cuando están montando el vehículo y pensamos, ¿por qué no se lo llevan en una patrulla y por qué no está esposado si es un delito? Este señor pudo haber acabado con la vida de alguien”, advirtió otra vecina.

El propietario del automotor explicó que el taxista empleó el carro sin autorización para salir en búsqueda de comida: “Yo soy el primer apenado y ante nada le pido disculpas a la comunidad porque esto no es correcto y menos con un carro de servicio público”, aseguró al noticiero Jairo Córdoba, dueño del taxi.

A su turno, la Policía de Tránsito aseguró que todo el procedimiento fue legal y que el familiar del taxista no intervino de forma alguna. El informe de la prueba de embriaguez practicada al conductor arrojó grado dos de alcoholemia, por lo que podría pagar una multa superior a los $8 millones, el vehículo fue inmovilizado y su licencia será suspendida al menos cinco años.

 

últimas noticias