Paredes de subestaciones de energía en Bogotá fueron lienzo para 25 grafiteros

Las subestaciones de energía de La Castellana y la Autopista Norte fueron intervenidas por 25 grafiteros, que participaron en la primera edición del festival EnergizArte.

energizarte_elespectador
Subestación de energía Calle 128 con AutopistaCortesía: Fundación CasaCano/Rafael Pérez

Bogotá es un referente del muralismo a nivel mundial. Esto ha atraído a reconocidos artistas internacionales que han pintado con sus obras la ciudad, en la que en los últimos años se ha consolidado una escena y se han brindado los espacios para el desarrollo de esta práctica a nivel profesional.

Por eso, esta semana culminó el primer Festival EnergizArte, una convocatoria para grafiteros y muralistas profesionales que inició hace un mes y en la que participaron alrededor de 110 artistas, de los cuales 25 fueron seleccionados para plasmar sus obras en las subestaciones de la Castellana y Autopista Norte, teniendo como temática principal la energía.

 
 

“Se generaron dos temáticas de este proyecto piloto. En la Autopista con 128, por el contexto donde queda, se planteó que fuera energías limpias y tratara sobre la relación que hay entre la naturaleza y la creatividad. En la de la NQS con 88, el tema es el sol, por la forma de la subestación y por la comunidad que transita, ya que cerca hay una ciclorruta y un colegio que hace sus actividades de educación física cerca de ahí”, aseguró Diana Valbuena, curadora de la intervención en las subestaciones y gestora de la Fundación CasaCano.

De acuerdo con el gerente de Sostenibilidad de Enel, Carlo Ferrara, quien lideró el proyecto trabajando en conjunto con la Fundación CasaCano para garantizar la curaduría. El objetivo del Festival es acercar la empresa de energía con la comunidad, a través de espacios comunes de encuentro, teniendo como base central el grafiti.

El proyecto se ha desarrollado en otros países como Rumania, Brasil, Chile, Italia, España entre otros, en los que este tipo de iniciativas han sido vitrinas de participación con la comunidad y han impactado de manera positiva el entorno. “En Colombia, el festival es una prueba piloto que esperamos replicar en otras zonas, si se cumplen las expectativas de conservación de las obras” agregó.

 
 

Además de la intervención física a las subestaciones, se realizaron talleres de formación. Uno de estos estuvo a cargo del grafitero Hugo Bohz, quién trabaja el arte callejero con la comunidad de Barrios Unidos. En el curso habló de la técnica del grafiti, los códigos que regulan este arte y el impacto del muralismo en la ciudad, sensibilizando así a los habitantes de la zona sobre la importancia de este arte como mensaje positivo.

Desde muy pequeño, este artista se sumergió en la pasión por el arte y el Hip Hop gracias a su padre. Ha hecho importantes muestras artísticas que se pueden ver en la ciudad como en los muros frente al Cementerio Central de la Calle 26; los reconocidos murales sobre la glorieta de la calle 80 con 30 de Transmilenio y el mural de túnel de Universidad Javeriana. También le ha permitido llevar la batuta dentro de la escena artística.

 
 

 

El muralismo, que inició en México a principios del siglo XX por parte de Gerardo Murillo, conocido por su seudónimo Dr. Alt, impulsó la renovación artística en ese país, promoviendo las pinturas en los muros. Sin embargo, sus tres representantes por excelencia fueron Diego Rivera, esposo de Frida Kahlo, quien tenía una posición política comunista -que se puede ver en sus obras en diferentes partes del país azteca-, David Alfaro Siqueiros, quien participó en el atentado contra Trotsky, y José Clemente Orozco considerado el "Goya mexicano".

* * *


Si quiere conocer más sobre lo que pasa en Bogotá, lo invitamos a seguir nuestra página en Facebook