Se invertirán casi $28.000 millones en la renovación

Con un megaparque reemplazarán el Museo de los Niños

El Distrito promete una estructura moderna, con servicios gratuitos, canchas y senderos. A algunos vecinos les preocupa que sea solo una zona deportiva. Expresan dudas sobre el constructor y piden más parqueaderos.

Archivo El Espectador

A la administración de Enrique Peñalosa le quedan ocho meses para sacar adelante sus proyectos más importantes que, por sus dimensiones, son también los que más controversias han generado. Eso sí, aunque en muchos aún no se ha puesto “la primera piedra”, espera inaugurarlos antes de ceder el Palacio Liévano al próximo alcalde. Un ejemplo es el nuevo Parque de los Niños, que reemplazará al histórico Museo que acercó a tres generaciones a la ciencia, la cultura y la tecnología, y que se cerró en noviembre de 2017, en medio de críticas por clausurar un espacio de aprendizaje para los menores.

Se trata de un proyecto de remodelación que contempla no solo la demolición y reconstrucción del edificio donde funcionó el Museo de los Niños, sino la renovación del sector del Parque Simón Bolívar. Para este objetivo se suscribieron dos contratos: uno por casi $14.315 millones para los estudios, diseños, derribo y reconstrucción del edificio, y otro por $13.461 millones, para la adecuación de 20.237 metros cuadrados de área exterior.

Con el nuevo parque buscan sustituir la labor que realizó el antiguo museo. Sin embargo, no tendrá un componente netamente científico y cultural, sino recreativo, deportivo y para actividades contemplativas. Es decir, además de las tradicionales atracciones dedicadas al conocimiento, también habrá canchas, senderos, areneras, juegos infantiles, plazoleta de comidas y hasta fuentes en la zona exterior.

Más allá de renovar el concepto del parque, la Alcaldía justifica la obra diciendo que el actual edificio es antiguo (inaugurado a finales de los años 80), que cumplió su vida útil y que no cumple las normas de sismorresistencia. Por esto considera clave sacar adelante la renovación, así cuente con lo que denomina una mala publicidad, que nació cuando le pidieron las instalaciones a Colsubsidio, antiguo administrador del Museo de los Niños. Ahora las instalaciones las manejará el Distrito, permitiendo la gratuidad de sus servicios.

“Este espacio nunca se ha cerrado. Le hicieron una mala publicidad, pero se reabrió en marzo de 2018, mientras se evaluaban cuáles actividades podían seguir y cuáles tocaba suspender, porque muchas atracciones estaban dañadas, siendo un riesgo para la comunidad. Ahora se harán construcciones con tecnología de punta, porque queremos que el parque sea el mejor de Latinoamérica, con altos niveles de calidad y servicio”, explica la actual administración del parque.

No obstante, el Distrito está en una contrarreloj para inaugurar, por lo menos, una de las dos restauraciones antes de acabar el período de gobierno. La idea es que en diciembre esté listo el nuevo edificio de cuatro niveles (hoy tiene tres) y en enero de 2020 la zona exterior. Será tarea difícil, pues, según el cronograma del proyecto, ambas obras deberían empezar en dos semanas y siguen en la concertación con la comunidad.

Dudas de vecinos y beneficiarios

Como parte de la socialización con los residentes de la localidad de Barrios Unidos y futuros beneficiarios de la obra se han hecho dos reuniones. En ambas, técnicos del Distrito explicaron los pormenores del proyecto y escucharon las dudas de la gente. Aún hace falta un tercer encuentro, en el que los ingenieros y arquitectos mostrarán los diseños finales, para recibir o no el aval de la comunidad.

Uno de los temas que más preocupa a los vecinos es que el espacio cambie su destinación cultural y se convierta en una zona deportiva, algo que, según algunos, sería innecesario, dado que ya existe una gran oferta en el Parque Simón Bolívar y la unidad deportiva de El Salitre.

Juan Carlos Pachón es profesor de física y recuerda con nostalgia el Museo de los Niños. “Hice prácticas allí; traje a mis estudiantes, cuando fui profesor de colegio, y luego a mi hija. El espacio siempre fue de construcción de conocimiento, pero ahora será algo recreativo. No piensan en que se puede hacer recreación con sentido, así como el Parque Explora de Medellín. Acá podrían borrar toda esa vocación”.

Otro reparo tiene que ver con las zonas de parqueo. Como la idea es que el parque se reactive y se convierta en un espacio de flujo continuo de familias, la comunidad pidió contemplar la construcción de parqueaderos, pues los que hay en el Simón Bolívar suelen colapsar con facilidad los fines de semana.

Por último, a otros les resultó incómodo que la restauración esté a cargo de una unión temporal, de la que forma parte Contexto Urbano, empresa de la que fue gerente hasta 2015 el hoy secretario de Planeación, Andrés Ortiz, y a la que su familia sigue vinculada a través de otra sociedad.

Aclaraciones del Distrito

Para disipar las suspicacias y aclarar las dudas alrededor del proyecto, la Secretaría de Planeación hace algunas precisiones. Para comenzar, dice que Ortiz renunció al cargo de gerente y representante legal de Contexto Urbano en diciembre de 2015; que el contrato lo obtuvo esta unión temporal a través de un concurso público, y que la compañía en mención apenas tiene el 3,9 % de participación. Además, que Ortiz se ha declarado impedido en los temas relacionados con su antigua compañía.

Respecto al tema de los parqueaderos, los técnicos de la obra reconocen que no están contemplados en los planos actuales de ninguna de las dos obras. Por ahora, lo único que está en evaluación es la construcción de cicloparqueaderos, pero aún no es definitivo. Y frente a la observación sobre la vocación del nuevo parque, afirman que esta no se cambiará y que los juegos que se instalarán también tendrán un componente de aprendizaje.

En junio se cerraría de nuevo el parque para darles desarrollo a las dos obras. Todo depende de la última reunión, que aún no tiene fecha, en la que el Distrito buscará el aval de la comunidad. Más allá de cómo quede el nuevo parque, lo cierto es que el proyecto coincide con la visión de ciudad de Enrique Peñalosa, en la que la infraestructura y los espacios de socialización son protagonistas.

852820

2019-04-28T22:00:00-05:00

article

2019-04-29T15:05:15-05:00

mrivera_90

none

Andrés Felipe García Altamar / Twitter: @FelipeAltamar

Bogotá

Con un megaparque reemplazarán el Museo de los Niños

54

6285

6339