Concejal condenado por asesinar a su esposa se compara con Sigifredo López

El excabildante de Bogotá, Vladimir Melo Carrillo, asegura que en su caso operaron testigos falsos.

El asesinato de Alejandra Díaz Lezama, esposa del exconcejal de Bogotá, Vladimir Melo Carrillo, es uno de los casos que más conmoción ha causado en el país, pues el político fue condenado a 36 años y 11 meses de prisión por, según dice la justicia, ordenar el homicidio de su cónyuge.

Este martes el excabildante habló desde La Picota en donde se encuentra recluido desde hace tres años. Insistió en su inocencia y comparó su caso con el del exdiputado del Valle, Sigifredo López, quien estuvo detenido por supuestamente haber participado en el secuestro y posterior asesinato de sus compañeros de asamblea.

Mi situación coincide con la de Sigifredo López en la medida que operaron testigos falsos (…) Le solicito al fiscal que así como tuvo la entereza de reconocer que la Fiscalía se equivocó con este caso, se tome la molestia de recibir una denuncia que voy a radicar este martes”, dijo Melo Carrillo en diálogo con RCN La Radio.

El exconcejal dijo que le hará llegar al fiscal Eduardo Montealegre una denuncia en donde entregará datos para comprobar que la Fiscalía se prestó para prefabricar pruebas que lo vincularan a él con el asesinato de su esposa.

“Ojalá reciba esta denuncia y delegue una comisión de fiscales para que en este caso, que se denominó de connotación nacional, indaguen acerca de cómo construyeron los testigos y cómo se violó el debido proceso a la hora de obtener los elementos probatorios. A mí me condenan con pruebas que se construyeron ilícitamente”, agregó a esa emisora radial.

“Esta pelea la voy a llevar hasta que Dios me permita tener vida. Este proceso se tiene que caer, hubo falsedad testimonial de tres delincuentes que negociaron con la Fiscalía rebaja de penas y buscaban un beneficio económico”.

A Alejandra Díaz le propinaron un disparo en la cabeza cuando entró un grupo de tres personas a la vivienda en donde residía. Según Melo Carrillo, la banda de criminales operaba bajo el mando Luis Francisco Morales Nieto, “quien desde prisión dirige una banda delincuencial. Dentro de la organización hay tres sujetos que trabajan para él, Jonathan Fabián Torres, un drogadicto menor de edad hasta hace pocos días; Luis Enrique Días Rivera, un mecánico, y Víctor Jiménez, un ladrón de carros, este úlltimo es concuñado de Luis Francisco Morales”.

“El propio fiscal ha reconocido carteles de testigos. Antes de mi captura me hicieron escuchar una grabación en donde se identifica la voz de Luis Enrique Días Rivera, este señor admite asesinar a Alejandra por orden mía. En esa grabación mencionan detalles de cómo entran tres personas a asesinarla. Con esa información me dicen: ‘nos da 200 millones de pesos o le damos esto a la Fiscalía’, lo que yo hice fue ir al Gaula (…) si yo hubiera mandado asesinar a mi esposa yo les pago la plata que me estaban pidiendo o hubiera sido igual de criminal y los mando a exterminar a ellos también”.