Concejal de Bogotá presentó demanda de nulidad contra marihuana medicinal

El recurso fue interpuesto ante el Consejo de Estado.

Archivo El Espectador

El concejal de Bogotá Marco Fidel Ramírez demandó ante el Consejo de Estado el Decreto 2467 del 2015 expedido por el Ministerio de Salud, en el que se reglamenta la producción y exportación del cannabis con fines científicos y medicinales.

La acción de nulidad interpuesta por Ramírez argumenta que la cartera de Salud está usurpando funciones al regular un tema que debe ser tramitado mediante una ley ordinaria en el Congreso de la República y no por un acto administrativo de carácter general, infringiendo así el Articulo 49 de la Constitución Política.

Según el cabildante, aunque el decreto tiene presunción de legalidad está beneficiando al capital nacional e internacional que tiene en la marihuana medicinal un nuevo espacio de desarrollo económico, lo cual presionó al Gobierno Nacional a reglamentar un tema que tiene reserva de ley.

Finalmente, el concejal espera en los próximos días el pronunciamiento del Consejo de Estado por ser inconstitucional e ir en contra del interés general beneficiando a un pequeño sector económico y social.

A finales de diciembre de 2015 el presidente Juan Manuel Santos, en compañía de Alejandro Gaviria, ministro de Salud, le dio el aval a uno de los decretos que más controversia han generado en 2015: el que reglamenta la siembra, producción, exportación y uso de la marihuana con fines medicinales.

Tal y como lo había anunciado Gaviria en repetidas ocasiones, la idea es crear unas condiciones de seguridad para productos que ya están en el mercado como pomadas, té, gotas o extractos, pero cuya materia prima seguía siendo ilegal. Además, de fondo hay también un propósito económico ante el aumento del mercado de este tipo de artículos internacionalmente.

“Colombia dio un paso importante para ubicarse a la vanguardia en la lucha contra las enfermedades, y lo hacemos a través de un decreto que busca aprovechar las bondades del cannabis para mejorar la vida de las personas”, dijo Santos en su momento.

Así las cosas, en Colombia se puede sembrar cannabis únicamente para fines médicos y científicos. El decreto, de 16 páginas, especifica cuáles serán las reglas: licencias, mapas de los cultivos, planes, certificados, descripciones precisas, pólizas de seguros y estrictas medidas de seguridad son algunas de las condiciones que pone el Minsalud para que aquella planta, que en términos médicos resulta útil para aumentar la capacidad pulmonar, disminuir la presión intraocular en personas que tienen glaucoma, controlar los ataques epilépticos o aliviar el dolor y las náuseas de la quimioterapia, empiece a mover una industria que puede dejarle al país US$2.000 millones anuales en exportaciones.