En Concejo de Bogotá demandaron instalación de dispensadores de condones

Argumentan que el proyecto de acuerdo, avalado por el Cabildo, tiene vicios de trámite.

Concejo de Bogotá

El juzgado primero Administrativo de Bogotá admitió la demanda instaurada por el concejal de Bogotá, Marco Fidel Ramírez, contra el acuerdo 590 de 2015 “Por el cual se instalan dispensadores de condones en el Distrito Capital”.

En la demanda, Ramírez solicitó que se declarara la nulidad de este acuerdo por vicios de trámite, pues según él se nombró una comisión conformada por distintos miembros a los de la comisión de origen, incurriendo así en una irregularidad según el artículo 78 acuerdo 348 de 2005.

Así mismo, para el cabildante la norma aprobada no tuvo en cuenta el concepto del Comité Distrital de Promoción y Prevención de las Enfermedades de Transmisión de Sexual, lo cual es desconocer las facultades de este organismo y una vulneración al debido proceso administrativo.

Ramírez solicitó la suspensión provisional del Acuerdo hasta tanto el juez decida de fondo. “La norma está imponiendo una cosmovisión para la prevención de enfermedades y embarazos adolescentes desconociendo otros métodos para estos flagelos sociales, lo cual es excluyente y discriminatorio”.

A finales de mayo el alcalde Gustavo Petro autorizó la instalación de dispensadores de condones en varios puntos de Bogotá en donde haya alta afluencia de público con el fin de prevenir infecciones de transmisión sexual, embarazos no deseados y disfrute responsable de la sexualidad.

Según el proyecto de acuerdo que fue aprobado por el Concejo de Bogotá, los dispensadores estarán dotados con la información necesaria sobre su adecuada utilización. La Administracion Distrital en cabeza de la Secretaría de Salud deberá realizar la reglamentación del acuerdo determinando su ubicación e instalación, el tipo de insumos, el tipo de campañas de información, educación y comunicación, así como su financiamiento, implementación, monitoreo y evaluación de las estrategias de montaje y mantenimiento de los dispensadores, el abastecimiento y suministro permanente de preservativos y el reporte de la distribución, con enfoque de sostenibilidad y de generación de responsabilidad para los usuarios.

Para la concejal Liliana de Diago, autora de la iniciativa, "con la sanción del acuerdo, los dispensadores de condones son una realidad para Bogotá y se convierten en una herramienta valiosa de prevención del VIH, infecciones de transmisión sexual y embarazos no deseados, lo que busca es fomentar, promover, divulgar, prevenir y educar en salud sexual a la población”.

La Secretaría de Salud realizó un plan piloto en el cual logró indicar que el costo para 100 dispensadores sería de $240.000.000 millones, “una cifra baja si se tiene en cuenta los grandes beneficios, como lo son la prevención de infecciones de transmisión sexual y los embarazos no deseados”, agregó la cabildante.

Según las cifras presentadas por la Secretaría de Salud, durante el año 2013 en Bogotá se presentaron 1.651 casos de VIH, lo que traduce un 23% más respecto al 2012. Esto equivale al 40% de los casos de VIH del país, lo que indica que el contagio está en aumento en personas entre los 15 y 35 años, quienes aportan el 60 % del total de casos. Otro porcentaje en aumento son mayores de 55 años que pasó de 3,7 de 2005 a 7,2 solo en el periodo de enero a abril de 2014.
 

últimas noticias