Concejo de Bogotá hundió el Plan de Ordenamiento Territorial

Nueve votos fueron negativos y seis positivos.

El Espectador

Este viernes y luego de varias semanas de discusión el Concejo de Bogotá hundió el proyecto de acuerdo de modificación al Plan de Ordenamiento Territorial (POT) que fue presentado por la administración del alcalde Gustavo Petro.

Con nueve votos en contra y seis a favor el Cabildo Distrital frenó la propuesta de la Administración Distrital que fue votada por la Comisión del Plan.

El concejal Javier Palacio, presidente de la Comisión del Plan y uno de los principales opositores del proyecto, desde muy tempranas horas de la mañana de este viernes anunció su voto negativo y puntualizó en que aprobar el POT sería entregarle un cheque en blanco a Petro.

El burgomaestre capitalino había anunciado la posibilidad de convocar a sesiones extras al Cabildo para continuar con el debate; sin embargo, con el voto negativo de 10 concejales no valdría la pena citar a extraordinarias.

Palacio señaló que no pretendía ser responsable de entregar un cheque en blanco al alcalde “para que haga lo que quiera con la ciudad no por planeación sino por improvisación”.

Durante la discusión del POT, el proyecto recibió múltiples críticas de varios cabildantes. El concejal César García Vargas aseguró que la iniciativa de modificación excepcional del Plan de Ordenamiento Territorial contenía visos de ilegalidad, pues según él, no definía los artículos que piensa cambiar y los que se mantendrían del actual decreto.

Así mismo, afirmó que el proceso no ha sido lo suficientemente concertado con la ciudadanía, ni con los gremios económicos, ni con la academia, debido a que se han presentado dos proyectos de modificación al POT en lo que va corrido del año.

El concejal Miguel Uribe Turbay expresó su preocupación por el efecto del POT, pues según el cabildante, apropiaría las zonas comunes de las copropiedades para lograr su meta de ampliar el espacio público y densificar la ciudad, de acuerdo con los planteamientos hechos en el proyecto presentado al Concejo.

Dijo que esto permitiría claramente el libre acceso sin restricción de todos los habitantes, lo que expondría a millones de bogotanos a ser víctimas de la delincuencia en sus propias residencias y afectaría el valor de sus inmuebles.

El pasado 13 de abril el Consejo Territorial de Planeación Distrital (CTPD) dio un concepto positivo al proyecto con el que el alcalde Petro pretendía modificar el Plan de Ordenamiento Territorial. Sin embargo, el organismo tuvo varias observaciones.

Martha Triana, presidenta del CTPD dijo a El Espectador que una de las debilidades de la propuesta es la falta de un proceso de cambio cultural que disminuya los conflictos socio-económicos que se presenten por la mezcla social.

Se espera que los Progresistas y la administración de Gustavo Petro apelen la decisión del Cabildo el próximo domingo 9 de junio en plenaria, día en que finalizan las sesiones ordinarias.