Concejo de Bogotá negó la moción de observación contra el secretario de Salud

Noticias destacadas de Bogotá

Con 15 votos a favor y 27 en contra, la corporación rechazó la iniciativa que se consideraba como una “prueba” de moción de censura contra el secretario Alejandro Gómez. El debate se llevó a cabo porque, de acuerdo con los impulsores de la moción, el funcionario no dio respuesta a las dudas planteadas por el Concejo.

Por solicitud de 15 cabildantes de diferentes bancadas, este miércoles el Concejo de Bogotá llevó a cabo una moción de observación contra el secretario de Salud, Alejandro Gómez. ¿La razón? Para los firmantes de la iniciativa, el funcionario no respondió muchas de las observaciones planteadas por esa corporación en el debate de control político, que se realizó en cinco sesiones entre el 15 y el 20 de enero. De igual forma, los concejales impulsaron la moción al considerar que el sector salud del Distrito, en cabeza de Gómez, no tenía una estrategia clara para enfrentar la pandemia. Al final, la moción fue negada con 27 votos en contra y 15 a favor.

Sobre la moción había altas expectativas. No solo fue impulsada por un concejal de la bancada de gobierno (Luis Carlos Leal, de Alianza verde), sino también apoyada por cabildantes de diferentes bancadas y corrientes políticas: Carlos Carrillo (Polo Democrático); Lucía Bastidas (Alianza Verde); Susana Muhamad, Ana Teresa Bernal, Ati Quigua y Heidy Sánchez (Colombia Humana); Diana Diago, Humberto Amín, Andrés Forero y Jorge Colmenares (Centro Democrático); Juan Javier Baena, Marisol Gómez y Carlos Fernando Galán (Bogotá para la Gente), y Carolina Arbeláez (Cambio Radical). Esos fueron los mismos 15 votos positivos que tuvo la moción, cuyo debate duró cerca de 12 horas.

>LEA: Las implicaciones de la moción de observación al secretario de Salud de Bogotá

Esta era la primera moción de observación que lograba los 15 votos necesarios para que la proposición fuera tenida en cuenta. En octubre, la oposición intentó impulsar una contra el secretario de Movilidad, Nicolás Estupiñán, pero no prosperó. Por eso había altas expectativas sobre la moción contra el secretario de Salud, pero al final la iniciativa fue rechazada por una mayoría de cabildantes. Algo que, para el secretario de Gobierno, Luis Ernesto Gómez, fue un ”reconocimiento” de las mayorías del Concejo a la labor del Distrito respecto a la atención de la pandemia.

No obstante, a pesar de que no prosperó, para los impulsores de la moción esta fue una oportunidad para hacer un llamado al Distrito sobre la gestión de la pandemia y para mejorar los canales de comunicación con la Secretaría de Salud. Humberto Amín, del Centro Democrático (CD), resaltó que la iniciativa contara con apoyo de diferentes bancadas que no encontraron suficientes las explicaciones y respuestas al debate de control político.

“Le reconozco su disposición y trabajo arduo por la salud de los bogotanos, pero es claro que lo que votamos no tiene nada que ver con venir a rendir informes de gestión como los que pudimos observar, en donde no se responde de manera real y concreta a los cuestionamientos y por lo que no solo suscribí la proposición, sino que acompañaré a favor en la votación respectiva”, manifestó Amín.

>LEA: Médicos y concejales de Bogotá presentan propuestas para enfrentar la pandemia

Su copartidaria Diana Diago coincidió en que la moción era pertinente para mejorar la gestión en salud y que el Distrito no puede seguir tomando decisiones más reactivas que preventivas. “Me parece que está tomando decisiones por presión y no decisiones estudiadas y planeadas. No es dar cifras por dar sino tener clara una capacidad de reacción. Podríamos tener 10.000 camas de Unidades de Cuidados Intensivos (UCI), pero si no hay un plan concertado y trasversal, siempre vamos a llegar al fracaso”, dijo Diago.

Andrés Forero, también del CD, destacó que una tercera parte del Concejo hayan manifestado su inconformismo con el manejo de la pandemia. “Pusimos de presente las inconsistencias entre las cifras del Observatorio de Salud (Saludata) y lo que reportaban a medios de comunicación. Distintas instituciones señalaban que la oferta real disponible era inferior a la que se reportaba en esa plataforma. Denuncié también que tomaron represalias desde la Secretaría de Salud cada vez que una institución denunciaba el tema”.

Por su parte, la bancada de Colombia Humana indicó que si bien hubo avances, como que el Distrito reconociera que la vacuna no es la solución a la emergencia sanitaria y que no se puede abusar de las cuarentenas, más si hay un gran porcentaje de la población al que no se le garantiza ayudas económicas, la ciudad está en deuda de estructurar un plan integral de salud. “No vamos a dejar de insistir en la necesidad de atender en los territorios con salud preventiva para salir de la lógica cuarentena”, dijo la cabildante Susana Muhamad.

>LEA: Lo que viene para Bogotá tras superar el segundo pico de la pandemia

Su compañera de bancada, Heidy Sánchez, afirmó entre tanto que el gran reto de cara al tercer pico es fortalecer la atención primaria en salud y garantizarle algún tipo de ingresos a los hogares cuyos miembros no pueden teletrabajar.

Otros concejales que no acompañaron la iniciativa aseguraron que este tipo de debates generan un desgaste político y administrativo. Esa fue la consideración de Yefer Vega, de Cambio Radical, quien a pesar de que pertenece a la bancada de oposición señaló que el tiempo que se dedican a la moción se pudo invertir en otros temas y no en desgastar al secretario, quien debería estar enfocado en estos temas.

“Es un tiempo valioso para tomar decisiones en las que se tiene que enfocar el secretario de Salud. Estamos ad portas de un posible tercer pico de la pandemia y tenemos que enfocarnos en la pedagogía para la vacunación. Adicional a eso tenemos aspectos de mucha sensibilidad como el regreso presencial a clases y veo que el Concejo debe seguir haciendo un control político estricto, pero hoy no es sensato”, añadió Vega.

>LEA: El plan para volver a clases presenciales en Bogotá

En eso coincidió Samir Abisambra, del Partido Liberal, quien aplaudió el hundimiento de la moción e indicó que Gómez debe enfocarse en otros temas. “Enhorabuena el Concejo negó la moción de observación. El secretario debe dedicarse a seguir ayudando a los bogotanos, a que el COVID-19 no nos siga tomando por sorpresa, a que bajemos los contagios y que las camas UCI no se llenen. Esta pandemia nos ha cogido a todos por sorpresa y todos los esfuerzos deben ser mancomunados entre Distrito, Concejo y ciudadanía. Se han cometido errores, pero para aprender y la idea es seguir trabajando entre todos”, manifestó Abisambra.

Armando Gutiérrez, también liberal, respaldó al secretario de Salud porque a su juicio sí respondió las dudas planteadas durante el debate y se evidenciaron avances en temas como el aislamiento selectivo, el aumento de promotores del cuidado, la instalación de sedes alternas en diferentes hospitales y la ampliación de servicios en sedes alternas. Rubén Torrado, (Partido de la U), votó negativo a la moción pues, aunque ha hecho algunas denuncias sobre la gestión de la pandemia, considera que los concejales no tienen la facultad de sancionar.

Pese a que el secretario superó el debate, sin dudas los ojos del Concejo estarán mucho más vigilantes de sus actuaciones. Mucho más, si se tiene en cuenta que si bien se superó el segundo pico de la pandemia, para la ciudad vienen grandes retos como el inicio del proceso de vacunación, el regreso gradual a la presencialidad en los colegios y universidades y la continuación del programa de reactivación económica.

Comparte en redes: