En Concejo de Bogotá no para la polémica por prórrogas a contratos del Distrito

Dicen que se repiten prácticas del cartel de la contratación, que denunció el alcalde Petro.

Con los últimas acciones de la administración de Gustavo Petro, que ha prorrogado contratos como el de los paraderos de la ciudad y de las fases I y II de Transmilenio, el concejal Carlos Vicente de Roux no percibe garantías de transparencia en los megacontratos que se avecinan para la ciudad como el del metro o incluso en la idea del tranvía por la carrera 7.

Así se lo dijo el concejal, uno de los más cercanos a Petro y coautor junto a él y el senador Luis Carlos Avellaneda del informe sobre el carrusel de la contratación, a El Espectador hace un mes, cuando criticó lo que estaba sucediendo en el sector movilidad con las prórrogas hechas a grandes contratos autorizadas por esta administración.

En ese momento se cocinaba una moción de censura contra el hoy exsecretario de Movilidad, Rafael Rodríguez, en el Concejo y de Roux se perfilaba como uno de los principales promotores de la iniciativa. Para él, la cesión hecha al contrato de grúas y patios a una firma sin la experiencia requerida, además de la extensión hecha a los contratos del Consorcio Servicios Integrales para la Movilidad (SIM), el de Eucol (firma encargada de los paraderos de la ciudad) y el de los operadores de las fases I y II de Transmilenio. “Movilidad está en crisis y hay que mandarle una señal fuerte al alcalde. Hay contratos que tuvieron que adjudicarse por licitación y en lugar de ello se adicionaron y son desequilibrados para la ciudad”, le dijo el cabildante a este diario.

El lunes en la noche de Roux hizo un nuevo pronunciamiento en su página web: “Las prórrogas de mega contratos desfavorables para Bogotá están cortadas con la misma tijera”. Allí criticó fuertemente que en medio de las protestas contra Transmilenio en marzo pasado, el alcalde Petro hubiera ido hasta el Portal de Suba a calmar los ánimos de los manifestantes subido en una camioneta desde la cual le dijo a la gente: “A nosotros no nos conviene tener los contratos firmados hace 10 años, prorrogados indefinidamente”. Esto pese a que fue el mismo Petro quien autorizó la firma de extensión de los contratos de Transmilenio para que los operadores utilicen los mismos buses hasta 2018 a cambio de una rebaja de $70 mil millones anuales en su tarifa.

Para de Roux el de Transmilenio no es un caso aislado. En su comunicado de prensa también señaló las irregularidades que suman las prórrogas hechas al contrato de Eucol y el del SIM, ambos advertidos también por este diario. Eucol es la encargada de proveer y mantener los paraderos de la ciudad desde 2001 y su contrato terminaba el año pasado. Sin embargo, la Defensoría del Espacio Público hizo una modificación al acuerdo y lo extendió hasta 2019.

“Lo obvio hubiera sido licitar de nuevo la concesión a su vencimiento, y aumentar radicalmente la participación de la ciudad en los ingresos por publicidad. En vez de eso se prorrogó el contrato por 6 años, lo que le generará como mínimo $200.000 millones a la concesionaria. La ciudad percibirá ahora no el 7% sino el 11.5% de los ingresos, un incremento escuálido frente a lo que hubiera obtenido en la puja de una nueva licitación”. En estas palabras resume de Roux la forma en que la ciudad resultó perjudicada con la extensión al contrato de Eucol.

En cuanto al contrato del SIM, cuyo trámite para extenderlo fue cuestionado por la Contraloría Distrital, el concejal dice que “en 2013, un año promedio, el consorcio SIM adelantó casi 1’400.000 trámites y recaudó $134.000 millones, lo que da $96.000 por gestión. Como le entrega a la ciudad la mitad, se queda con $48.000 por cada trámite. Pero por la enorme escala a que opera y los soportes tecnológicos que debería tener, este valor es exagerado. Si se debe a que el SIM está trabajando por debajo de los estándares de eficiencia exigibles, ni la ciudad ni los ciudadanos deberían correr con las consecuencias”.

El concejal de Roux, hasta ahora había sido discreto en sus pronunciamientos hacia la administración. Pero ahora, las críticas tienen un nuevo tono en el que salta a la vista su distanciamiento con el propio alcalde Gustavo Petro. Precisamente en los últimos días se desató una polémica sobre la censura que denunció el periodista Mauricio Arroyave (del programa El Primer Café de Canal Capital), cuando contó que había chocado con Hollman Morris (director de Canal Capital) por haber entrevistado al concejal.

De Roux asegura que esta práctica de “prorrogar megacontratos desequilibrados para la ciudad en vez de aprovechar su vencimiento para sacarlos a licitación y poner a competir a muchos oferentes en provecho de la ciudad, fue criticada en el informe sobre el carrusel suscrito por Petro, Avellaneda y de Roux. Sin embargo, ha hecho carrera en el actual gobierno”.

 

últimas noticias