En Concejo dicen que aprobar peajes urbanos sería entregar un “cheque en blanco”

Aseguran que Bogotá no está preparada para implementar esa medida.

El Espectador

Los concejales de Bogotá siguen discutiendo el proyecto de acuerdo presentado por la Administración Distrital que establece la tasa por uso de áreas de alta congestión en la ciudad.

El concejal Diego García, asegura que “como está formulado, el proyecto entregaría un cheque en blanco para que el gobierno de turno establezca las zonas en las cuales se aplicaría la medida, proyecte el sistema de recaudo, ordene la instalación de los dispositivos para hacer el monitoreo y fije el monto que será cobrado a la ciudadanía”.

Agregó que es “es necesario aclarar que la ciudad no está preparada para implementar dicha medida, más aun, cuando existen otros mecanismos que permiten el control de tráfico vehicular. No es viable que se pretenda desincentivar el uso del vehículo particular únicamente por vía económica”.

Para García, la ciudad debe pensar en la implementación de mecanismos que permitan restringir el uso del vehículo particular tales como: reducción de parqueo público, priorización de espacios y rutas para circulación en bicicleta, e inclusive la instalación de peajes para el ingreso a la ciudad, dirigido a aquellos vehículos que no están matriculados en Bogotá.

“Hoy en día el dinero que pagan los bogotanos por concepto de peajes no se invierte en el mejoramiento de la malla vial de la ciudad, ni en la implantación de mecanismos que permitan controlar el tráfico vehicular. Los cobros por congestión no van a mejorar la movilidad de la ciudad. La capital requiere medidas que evite demoras en los tiempos del desplazamiento, conciba la gestión del tránsito y el transporte inteligente, implemente zonas amarillas para taxis que consumen energía y desgastan innecesariamente la infraestructura vial”, indicó.

Por último, el cabildante señaló que esta no es una iniciativa que haya sido probada con éxito en diferentes partes del mundo. “Es una medida complementaria que debe adoptarse en su debido tiempo, con un gobierno legítimo y una vez estén en marcha otros mecanismos que permitan desestimular el uso del vehículo particular”.

Para el Distrito, con los Cobros por Congestión se busca que los usuarios perciban el costo real de congestionar, pagando un monto por transitar en ciertas vías y posibilitando que puedan adoptar diferentes decisiones frente a modos de transporte para realizar sus desplazamientos.

La propuesta surgió de la necesidad de implementar medidas para atacar la aguda crisis de congestión vehicular en la ciudad que contribuyan a reducir los niveles de ocupación vial al disuadir a los usuarios de la utilización del vehículo particular.

Según la Administración Distrital, “en un corto plazo puede generar el incremento de vehículos y de tiempos de viaje en sectores fuera de la zona donde se aplique la tasa de uso de áreas de alta congestión. Una medida de este tipo acompaña un mejoramiento en el transporte público, lo que implica que entre más sean las mejoras, disminuye el número de usuarios pagando o evitando la zona".

Insisten en que la medida ofrece oportunidades para mejorar el transporte público y el no motorizado, potenciando la zona con la implementación de planes de la ciudad como bicicletas públicas, zonas amarillas y plan de estacionamientos.
 

Temas relacionados