Confirman medidas cautelares a favor de humedales en Bogotá 

Mientras se toma una decisión de fondo alrededor de las obras duras en estos ecosistemas, el Tribunal Administrativo de Cundinamarca confirmó la suspensión de un decreto distrital que daba vía libre a los proyectos. 

Archivo particular

El Tribunal Administrativo de Cundinamarca negó una apelación presentada por la Alcaldía de Bogotá que buscaba levantar la determinación de un juez, quien en diciembre pasado ordenó la suspensión de todo tipo de obras en humedales de la ciudad, especialmente senderos, trazados de ciclorrutas y otras propuestas incluidas en el Plan de Ordenamiento Territorial (POT).  

El caso se remonta a 2017, cuando la Secretaría de Ambiente decidió modificar la Política de Humedales, para así tener vía libre y desarrollar infraestructura dura en estos ecosistemas, como ciclorrutas, senderos, alamedas, plazoletas, luminarias y adoquinados, entre otras. 

>>>Lea: Los proyectos que enfrentan a Peñalosa con los ambientalistas

Ante ello, los ambientalistas demandaron la decisión, al considerarla en detrimento del ambiente y resaltando los efectos negativos que tendrían obras como senderos o ciclorrutas en los ecosistemas. La queja quedó en manos de un juez administrativo, quien, mientras toma una decisión de fondo, suspendió en diciembre pasado el decreto. 

Aunque los defensores de los humedales celebraron la medida, al considerar que era un freno a la intervención de los humedales, para el Distrito no ha implicado un cambio, pues según dice es provisional y no afectaba los planes, ya que las obras se amparan en el POT, que es una norma superior. 

Desde su Plan de Desarrollo, el alcalde Enrique Peñalosa habló de su intención de hacer de los humedales espacios abiertos a toda la ciudadanía. Para lograrlo es necesario intervenirlos, con el fin de adecuarles senderos, ciclorrutas, aulas ambientales, plazoletas, observatorios, miradores y otro tipo de mobiliario, para que no sean vistos como espacios desarticulados del circuito urbano de la ciudad.    

>>>Lea: Revive pulso por obras duras en los humedales de Bogotá

La administración ha explicado que en el humedal Jaboque, en Engativá, se pretenden generar espacios para la contemplación y educación ambiental a través de miradores, aulas ambientales y 5,5 kilómetros de sendero peatonal y ciclorrutas. En el Juan Amarillo, ubicado entre Suba y Engativá, también se construye un sendero de 6,7 kilómetros, para peatones y bicicletas. Además, contará con un puente de 1,4 kilómetros, que conectará las localidades. 

Conocida la determinación del Tribunal Administrativo de Cundinamarca, la concejal María Rojas (Alianza Verde) sostuvo que con esta decisión se confirma que el Distrito no puede realizar obras duras en estos ecosistemas. “El magistrado hace énfasis en el auto que los humedales deben ser objeto de protección especial y que el decreto cambió la política de humedales sin hacer la participación y la concertación ciudadana que se requiere en estos temas”, señaló. 

 

*  *  *

Si quiere conocer más sobre lo que pasa en Bogotá, lo invitamos a seguir nuestra página en Facebook: