Consejo Territorial de Planeación revisará Plan de Desarrollo de Peñalosa

El Consejo, máxima instancia de planeación participativa de la sociedad civil, cuenta con un mes para analizar y emitir un concepto sobre el proyecto.

Alcaldía de Bogotá

En manos del Consejo Territorial de Planeación Distrital (CTPD) quedó el proyecto del Plan de Desarrollo presentado por el alcalde de Bogotá, Enrique Peñalosa. Este organismo consultivo, que representa la máxima instancia de planeación participativa de la sociedad civil, será el encargado de revisar la iniciativa.

La propuesta presentada por la Administración Distrital, denominada ‘Bogotá mejor para todos’, se basa en tres aspectos: calidad de vida, democracia y construcción de comunidad. Además, en ejes como POT, desarrollo económico, sostenibilidad ambiental y eficiencia administrativa.

De acuerdo con el mandatario, la hoja de ruta del gobierno para los próximos cuatro años se orientará con un fin máximo, que consiste en buscar la “felicidad para todos” los habitantes de la ciudad.

“El diagnóstico del Plan muestra cómo en los últimos 12 años se han disminuido los indicadores de calidad de vida. El año pasado, por ejemplo, se contabilizaron 26.803 atracos callejeros, cuando en el 2003 fueron 6.769. Adicional a ello, la tasa de riñas se disparó de 96,9 casos por 100.000 habitantes en el 2005 a 165 casos por cada 100.000 habitantes durante el año pasado”, explicó el Distrito.

Por otro lado, sostiene la Administración, hay indicadores sociales que necesitan urgente mejoría. En materia educativa, el 25% de los colegios oficiales de la ciudad está en las categorías más bajas de rendimiento, mientras que el 12% de la población de la capital del país está hoy en una situación de mayor vulnerabilidad socioeconómica.

“Por ese motivo, la propuesta del alcalde Peñalosa se fundamenta en una meta central: propiciar el desarrollo pleno del potencial de los habitantes de la ciudad, para alcanzar la felicidad de todos en su condición de individuos, miembros de una familia y la sociedad”, sostuvo la Alcaldía.

En el proyecto se plantea además que “Bogotá necesita aprovechar el momento histórico para reorientar el desarrollo de la ciudad, teniendo en cuenta que enfrentamos tal vez la última oportunidad de transformar la dinámica de crecimiento para hacerla una ciudad distinta y mejor”.

Asimismo, el propósito del Plan es “recuperar la autoestima ciudadana para que la ciudad se transforme en un escenario para incrementar el bienestar de sus habitantes y sea reflejo de la confianza ciudadana en la capacidad de ser mejores y vivir mejor”.

Los pilares del Plan de Desarrollo

El primero de los pilares de la iniciativa busca que “la calidad de vida” en Bogotá sea igual para todos los ciudadanos. El gobierno Peñalosa plantea una atención integral desde la primera infancia, con el objetivo de beneficiar a 203.632 niños y niñas, en un esquema de calidad para solventar sus necesidades en salud, integración social y educación. Por ejemplo, la Secretaría de Educación espera atender a más de 90.000 niños y niños de 4 a 5 años desde sus ambientes de aprendizajes, además de construir 30 colegios nuevos. En salud, se contempla el desarrollo de 40 centros de Atención Primaria en Salud (CAPS).

El segundo pilar del Plan de Desarrollo hace énfasis en la “democracia urbana”, entendida como la “defensa y el mejoramiento de todo lo público: el espacio, el trasporte, los parques, la movilidad, para que todos los bogotanos tengan el mismo derecho al disfrute de la ciudad, sin distinción de clases, y en un entorno ambientalmente sostenible. La meta máxima es que ningún habitante se sienta excluido”.

En esa tarea, por ejemplo, la Administración apuesta por aumentar el espacio público y, entre los planes para lograr ese fin, está la consolidación de un sendero ecológico y panorámico, de unos 120 kilómetros, en los cerros orientales.

Así mismo, además de la construcción de la primera línea del metro y más troncales de TransMilenio, como la de la avenida Boyacá y la carrera Séptima, en las metas del Plan de Desarrollo están: aumentar en 70% el estado bueno de la malla vial, aumentar en 50% el número de kilómetros recorridos en bicicleta, mantener en 56 minutos el tiempo promedio de viaje y mejorar en un 50% el nivel de satisfacción de los usuarios del transporte público.

Por último, el tercer pilar tiene que ver con la construcción de comunidad. Se trata de que los ciudadanos puedan recuperar el derecho a vivir sin miedo y, más aún, que sientan gran arraigo por su ciudad, que recuperen el amor y el orgullo por ella.

Entre las metas, por ejemplo, está vincular a 3 millones de ciudadanos en procesos de educación y cultura ambiental; reducir en un 30 por ciento las fatalidades en accidentes de tránsito; y fomentar cambios de comportamiento mediante cultura ciudadana.

"Estos tres pilares del gobierno de Enrique Peñalosa se soportarán en un gobierno que hará un plan de ordenamiento territorial para todos, con desarrollo económico, sostenibilidad ambiental basada en la eficiencia energética; y eficiencia administrativa para el ciudadano".