Construir colegios, un dolor de cabeza

Pese a que el Distrito ha aumentado la inversión en educación, no ha sido posible conseguir los predios para nuevas aulas.

La educación ha sido el sector más elogiado de la administración de Gustavo Petro en las últimas semanas. Los resultados de la encuesta Bogotá Cómo Vamos dicen que la brecha entre la educación privada y la pública es menor. Hoy, el 77,2% de los colegios privados están en categorías alto, superior y muy superior (según las Pruebas Saber 11°). El 60,2% de los distritales están en las mismas categorías. Además, la capital es la ciudad que más recursos ha invertido en educación: aumentó de $2,3 billones a $3,2 billones entre 2012 y 2013.

Sin embargo, hay una cifra que opaca la gestión: de los 100 colegios que el alcalde prometió construir, solo ha entregado 10. No obstante, se espera que deje listos 72 colegios nuevos. El concejal Juan Carlos Flórez advirtió que “de los 23 colegios nuevos que debía construir entre 2012 y 2013, sólo está listo uno, el San José Castilla, que fue un contrato de la administración anterior. Además, entre 2012 y 2013 se asignaron $393.000 millones para la construcción de colegios nuevos y a 31 de diciembre de 2013 estaban sin ejecutar $256.000 millones, es decir, el 65,2% del presupuesto” (ver infografía).

Para la Secretaría ha sido un dolor de cabeza conseguir predios para construir colegios. Así lo dice Óscar Sánchez, actual secretario de Educación: “El ciclo de maduración para construir colegios se demora entre cinco y seis años. Gestionar los predios, diseñar las obras, todo eso toma tiempo. Hemos realizado 300 obras de adecuación. Pero una de las limitaciones fundamentales es el suelo. Por ejemplo, donde hay más déficit, como en el Rincón y Tibabuyes, no hay suelo para construir”.

Ante esta dificultad, Sánchez ha optado por dos estrategias: “presionar a los constructores que adelantan proyectos de vivienda nueva para que entreguen zonas de cesión para construir colegios. Duré año y medio intentándolo y no me dieron nada. Ahora tenemos 30 predios gracias a la ayuda de urbanistas que se aliaron con nosotros. La otra estrategia fue comprar o expropiar lotes disponibles. La última opción fue comprar infraestructura educativa privada. En la medida en que hemos ampliado la matrícula pública, los colegios privados han perdido clientela. En esos casos compramos sus jardines y sus colegios. Ha sido la opción más rápida, pero la calidad de infraestructura no es óptima”.

Sánchez dice que la oferta de predios “ha mejorado”. Según datos de la entidad, antes de 2016 estarán listas 819 aulas nuevas de primera infancia y la infraestructura de 616 sedes de instituciones educativas distritales. Para lograrlo, la administración ha invertido $400 mil millones (tanto para la construcción de centros educativos como para mejorar la infraestructura) y $52 mil millones para los jardines infantiles. Vale la pena decir que de los 10 colegios nuevos que ha entregado la Secretaría, ninguno se construyó en un predio gestionado por el Distrito. De hecho, cuatro fueron “compras de predios con infraestructuras existentes”. De momento existen 24 instituciones que están en etapa de ejecución: 15 en obra y ocho en etapa de contratos por legalización. En etapa de diseño están 29 colegios y 10 están próximos a abrir licitación para diseño y obra.

El panorama no es alentador si se tiene en cuenta que el Plan de Ordenamiento Territorial (POT) que decretó el alcalde Gustavo Petro está suspendido y que actualmente está vigente es el POT Peñalosa. Ante esto, Édgar Andrés Figueroa, director de planes maestros de la Secretaría de Planeación, explica que con el POT Peñalosa es más difícil construir colegios: “En 2000, cuando se reglamentaron las UPZ (Unidades de Planeamiento Zonal), se presentaron problemas para construir colegios. La educación no era una prioridad en esa concepción de la planificación. El POT 364 (suspendido por el Consejo de Estado) daba la posibilidad de crear colegios en cualquier área de la ciudad, porque es un derecho fundamental”.

De hecho, el plan maestro de educación, implementado en 2006, empeoró el problema: “El plan maestro generó un déficit importante en la ciudad. Si un colegio funciona en el 70% de una casa, por ejemplo, el plan le decía que solo podía ocupar el 60%. Impedía la legalización de colegios. Si vamos a la norma, el 80% de los colegios tendrían que cerrar por no cumplir la norma. A unos les tocó poner unas aulas en una casa y la rectoría en otra. En el centro, bajo esa óptica, no se pueden construir megacolegios”. La cartera de Planeación, por el momento, ha emitido actos administrativos reglamentando el POT anterior y así liberar espacios para la construcción de colegios. 

¿Cómo está la cobertura? 

De acuerdo con la Secretaría de Educación, 887.057 estudiantes están matriculados en colegios distritales, es decir, la cobertura alcanza 97,2%. La meta es completar 900 mil antes de diciembre de este año. El aumento se debe, en parte, a que Educación asumió la enseñanza de niños de tres a cinco años durante 2013 (tarea que estaba a cargo de la Secretaría de Integración Social). La entidad admite que 68.308 niños de primera infancia son atendidos en los colegios oficiales de la ciudad. Este año fueron creados 8.098 cupos en primera infancia. Por el convenio con Integración Social se abrieron 13.616 mil cupos. En 2010 había 62.326 menores desescolarizado, este año se registraron 55.888.