A consumo de droga en Park Way se suma mala conducta de dueños de mascotas

Los habitantes del sector dicen estar desesperados con los problemas de salud pública en la zona.

El concejal Julio César Acosta ha sido receptor durante varios días de denuncias hechas por los habitantes del Park Way en la localidad de Teusaquillo. La comunidad del sector no solo se ha quejado por el aumento del consumo de droga y alcohol, también ha manifestado su desesperación por el mal comportamiento de los dueños de mascotas.

A pesar de las campañas que se han hecho por parte de las autoridades para que tanto los visitantes como la comunidad en general acaten normas de convivencia en ese corredor ecológico, a los problemas de seguridad se suman los de salud pública.

“Ya son numerosas las quejas que se reciben por los vecinos del sector por el comportamiento asocial de algunos de los propietarios de animales. Estos dejan los desechos orgánicos de sus mascotas e igualmente permiten que perros catalogados como de razas peligrosas deambulen sueltos, sin collar y sin ninguna protección, a lo largo y ancho del Park Way, generando temor y riesgo a los transeúntes”, señaló Acosta.

El cabildante asegura que esa mala conducta viola el artículo 34 del capítulo 4 numeral 3 del código de Policía de Bogotá. “Estas acciones se dan sin ningún respeto por el medio ambiente y mucho menos por la comunidad en general, que utiliza este corredor para hacer deporte o simplemente para transitar a diario”, agregó el cabildante.

Sumado a esto, dice Acosta, se ha encontrado que hay jóvenes que dedicados a ejercer su libre expresión artística están incurriendo en conductas peligrosas, tanto para ellos como para las personas y vehículos que frecuentan esta zona, “ya que se cuelgan de los árboles o se atraviesan por la calle con pancartas que obstaculizan el flujo vehicular y la visibilidad, generando un peligro inminente en esta localidad”.

El concejal Acosta vuelve a hacer un llamado al alcalde local de Teusaquillo, a la administración distrital y a la Policía Nacional para que ejerzan los controles pertinentes, “para que estas conductas que atentan contra la sana convivencia y el orden social sean tratadas a la menor brevedad”.