Continuidad de los 22 colegios en concesión de Bogotá, en manos del Concejo

La Alcaldía radicó un proyecto para que le autoricen $1 billón en vigencias futuras que le permitan contratar por 10 años la administración de esas instituciones educativas, y sumar dos más.

La administración espera garantizar recursos para los 22 colegios en concesión que operan en la ciudad.  / Archivo
La administración espera garantizar recursos para los 22 colegios en concesión que operan en la ciudad. / Archivo

Mientras en el Concejo de Bogotá persiste la inquietud por la indagación que adelanta la Fiscalía sobre las presuntas irregularidades que se cometieron con la aprobación de vigencias futuras para construir el metro, sus integrantes se aprestan a discutir un nuevo proyecto que compromete $1 billón bajo la misma figura (consistente en amarrar desde ya presupuesto de los próximos 10 años) para garantizar la administración de 24 colegios en concesión.

Lea también: Cómo 28 concejales de Bogotá terminaron en la mira de la Fiscalía por un voto.

En el 2000, nueve organizaciones privadas comenzaron a administrar 25 colegios públicos que les entregó en concesión el entonces alcalde, Enrique Peñalosa. Los contratos se vencían en 2014, durante la administración de Gustavo Petro, pero cuando éste intentó prorrogarlos por medio de vigencias futuras, la mayoría del Concejo le hundió el proyecto argumentando, entre otras razones, que no podía hacerlo porque no había incluido ese punto en su Plan de Desarrollo. Las concesiones peligraron algunas semanas, hasta que el Distrito logró adicionar un par de años más a los contratos en los 22 colegios que presentaban mejores indicadores de calidad.

La intención de la Secretaría de Educación, con la iniciativa que radicó la semana pasada, es garantizar el dinero para volver a contratar la administración de esas instituciones por otros 10 años, entre 2017 y 2026, e incluir otras dos que están en construcción y para las cuales pide comprometer presupuesto por nueve años: desde 2018, cuando estén listas, hasta 2026.

Vale recordar que Peñalosa pretende construir 30 colegios nuevos, de los cuales 15 serán concesionados. La ciudad quedaría así, al final de su segundo mandato, con 37 instituciones educativas operando bajo ese modelo.

Lea también: Viene la segunda ola de colegios en concesión para Bogotá.

Al Distrito le urge que el Concejo le apruebe las vigencias futuras lo más pronto posible, con el fin de sacar este año la licitación para, al menos, los 22 colegios que actualmente operan por concesión, de modo que no deban interrumpir labores.

Cambiarán algunas condiciones para las entidades privadas que aspiren a administrar colegios. Por ejemplo, se exige que la contratación del recurso humano (profesores, por ejemplo) sea de 11,5 meses. Antes, cada concesionario tenía autonomía y en muchos casos el tiempo de contratación era menor. La Secretaría de Educación, además, propone asumir el suministro de la alimentación escolar en estos planteles, para que ya no siga dependiendo de cada concesionario. Por último, las instituciones que no eduquen con jornada única (ocho horas) están obligadas a hacer la transición antes de que termine el contrato.

La Alcaldía le apuesta a este modelo no sólo por los buenos resultados académicos que ha arrojado, sino, como se indica en el proyecto, porque la Secretaría no cuenta con docentes, directivos y administrativos suficientes para prestar el servicio en jornada única en estos colegios, como se hace hoy.

Los ponentes serán Rubén Torrado (Partido de la U) y Julián López (Cambio Radical). El primero dice que, a pesar de la zozobra que genera el tema de las vigencias futuras en el Concejo (con el reciente antecedente del metro), hay suficiente sustento para sacar adelante el proyecto. López es más cauto: “Como son vigencias futuras, hay que estudiarlo con mucho cuidado. La iniciativa es buena, pero estamos pidiendo todos los soportes”. Las ponencias deben estar listas el 22 de agosto, y a partir de ahí el Concejo comenzará el debate en forma.

últimas noticias