Contraloría condenó a exdirectivos de Uaesp y operadores de aseo en Bogotá

Por contratos que sirvieron para financiar actividades que no tenían relación con la prestación del servicio fueron responsabilizados diez exfuncionarios de la entidad.

Archivo El Espectador

La Contraloría General condenó fiscalmente a seis exdirectivos de la Unidad Administrativa Especial de Servicios Públicos (Uaesp), los Consesionarios y a la Sociedad Fiduciaria Bancolombia por el uso indebido de los recursos de las tarifas de aseo, en más de 400 contratos que no tenían relación con la prestación del servicio.

De acuerdo con el organismo de control, entre los contratos había funciones de la Uaesp que la entidad Distrital debía pagar con su propio presupuesto y no con los excedentes de la tarifa del aseo que luego deberían devolverse por la misma vía a los usuarios.

Entre estos se encontró el arrendamiento de un auditorio, salón y bar, el alquiler de vehículos para funcionarios de la Uaesp, así como de equipos de computación e impresión, contratos para el mantenimiento de cementerios y refrigerios, entre otros.

Además, pagaron actividades paisajísticas para el relleno Doña Juana y Cerramiento de Celdas, costos que debió cubrir el operador, así como la Contraloría resalta que el exdirector de la Uaesp Juan Carlos Junca Salas pagó un contrato para pagar un sistema de información en 2011 cuando se estaba terminando la prórroga de las Concesiones.

Ante esta situación en octubre de 2012 la Contraloría abrió la investigación contra los exdirectivos de la Uaesp Fabiola Ramos Bermudez, Victoria Virviescas Calvete, Gerardo Cuenca Melo, Miriam Martinez Díaz, Juan Carlos Junca Salas, Rigoberto Morales Becerra, Catalina Franco Gomez, Bertha Cruz Forero y Julia Prieto Rodríguez, quienes estuvieron involucrados en la adjudicación de dichos contratos, que habrían generado un detrimento de $47.425 millones.

Así mismo se responsabilizó a los Concesionarios del Servicio Ordinario, Aseo Técnico de la Sabana (ATESA), Limpieza Metropolitana (LIME), Consorcio Aseo Capital, Ciudad Limpia Bogotá y la Sociedad Fiduciaria  Bancolombia, que tenía el control del esquema de fideicomiso con que se administraba el dinero de aseo y por consiguiente facilitaron el uso indebido de estos recursos.