Controlar sobrecupo en Transmilenio no será fácil: secretario de Movilidad

La Administración Distrital estudia el fallo del Consejo de Estado que ordena instalar sensores de sobrecupo.

Luego de un fallo emitido por el Consejo de Estado con relación a la instalación de sensores de sobrecupo en los articulados y alimentadores del sistema Transmilenio, el secretario de Movilidad, Fernando Álvarez, se pronunció al respecto y dijo que para los usuarios no será fácil aceptar la medida y que será difícil controlar el límite de ingreso de pasajeros a los buses.

"El problema es cuando empiecen a pitar los sensores y los ciudadanos no quieran bajarse del bus o cuando empiecen a llegar las tutelas porque la gente quiere movilizarse", sostuvo el funcionario distrital en diálogo con Caracol Radio.

Álvarez dijo que instalar los dispositivos para controlar el sobrecupo es una tarea fácil y que la Alcaldía de Bogotá y las directivas de Transmilenio están estudiando el fallo para de esta forma acatarlo.

Transmilenio tiene un plazo de 12 meses para instalar sensores y alarmas audibles para controlar el peso en los alimentadores y los buses articulados. Según la sentencia, la Secretaría de Movilidad de Bogotá tendrá un plazo de seis meses para realizar los estudios técnicos necesarios para establecer la capacidad y el número máximo de personas que puede abordar cada uno de los buses, con el propósito de garantizar la calidad del servicio y la seguridad de los usuarios.

La disposición del alto tribunal contempla además que la empresa Transmilenio debe cumplir estrictamente los horarios de llegadas y puntos de paradas de los articulados y así evitar que se presenten colapsos en las horas pico. Por lo que en un plazo de 11 meses, tendrán que publicar en cada una de las estaciones, los horarios de cada ruta del sistema de transporte.