Convocan marcha en rechazo por asesinato de funcionario del Distrito

La movilización está programada para este martes a medio día.

Diez días después del asesinato del funcionario de Integración Social, Javier Molina, quien trabajaba por la población que habita en el sector conocido como el 'Bronx', la Administración Distrital invita a una movilización por la 'Vida, la Paz y la Defensa de lo Público' este martes 8 de octubre, desde las 12 del día, en un recorrido por la carrera 7 desde la calle 32 hasta la Plaza de Bolívar.

Los ciudadanos están invitados a depositar una llave sin uso, con las cuales se realizará una obra de arte en homenaje póstumo a Javier Molina, asesinado el pasado sábado 28 de septiembre.

El punto de encuentro para quienes estén interesados en marchar será en la carrera 7 No. 32-16, San Martín.

Javier Molina murió un sábado en la noche a manos de sicarios que le dispararon en su casa, en el sur de la ciudad. No se descarta que su muerte esté relacionada con el trabajo social que desarrollaba como funcionario de la Secretaría de Integración Social en este foco del microtráfico.

Cuando estuvo al filo de la muerte, después de tres tiros que recibió de un jíbaro en la desaparecida calle del Cartucho de Bogotá, hace 14 años, su vida le abrió paso al renacer. Óscar Javier Molina llegó mal herido a un centro de la Secretaría de Integración Social en la carrera 35 con calle 10. Allí se recuperó de sus heridas y recibió el impulso para la nueva vida. Abandonó sus noches de delincuencia y robos, y se internó en un proceso de nueve meses para salir del laberinto de las drogas.

El momento en que Javier llegó herido a uno de los centros de la Secretaría coincidió con la apertura del programa de hogares de paso para los habitantes de la calle. Los funcionarios de la entidad pensaron que podía ser el líder perfecto para que el Distrito pudiera acercarse a esta población. Ese que les hablara a sus parceros y los animara a recibir apoyo, alimento y, por qué no, a rehabilitarse como él lo había hecho.

Después de pasar seis años dedicado a la delincuencia tuvo su primer empleo como trabajador de la Secretaría de Integración Social. Entonces se convirtió en el ‘sobreviviente’, como varios lo llamaban en el Bronx y en cientos de esquinas.

Ese sábado 28 de septiembre a las 9 de la noche un hombre, que se bajó de una motocicleta con un casco en su cabeza, entró a la vivienda de Javier y le propinó tres disparos. Tres disparos como aquellos que recibió en el Cartucho. Esta vez no sobrevivió. Murió a sus 40 años en el Hospital de Meissen.

Esta es la versión preliminar que se maneja sobre la muerte de Javier, el hombre que se había convertido en el principal enlace con la gente del Bronx para el Distrito. Aunque aún no hay relaciones directas entre las amenazas que recibió Molina en la mañana del sábado en el Bronx, la hipótesis que se maneja es que por hacer su trabajo social lo mataron.