“Coordinación”, la palabra clave para mejorar a Bogotá

ProBogotá adelanta mesas con expertos para presentar propuestas a los aspirantes a la alcaldía. Luis Guillermo Plata, director de la entidad, habló con El Espectador.

Con el ánimo de cambiar las críticas y empezar a plantear propuestas, ProBogotá trabaja en analizar los problemas de la capital para encontrar soluciones a corto, mediano y largo plazo. Con la actual coyuntura electoral, su trabajo hoy tiene un objetivo claro: crear una hoja de ruta con propuestas, recomendaciones, iniciativas y proyectos concretos con alto potencial de impactar positivamente a la ciudad y la región en el corto, mediano y largo plazo.

El documento se pondrá a consideración de los candidatos a la Alcaldía de Bogotá, con el fin de que sirvan para alimentar la reflexión sobre cómo tener un mejor lugar para vivir, trabajar e invertir y que sean incorporadas por los candidatos y los ciudadanos en el debate electoral. La meta, que los candidatos incluyan algunas de estas propuestas en sus posibles planes de gobierno. Para hablar de esta iniciativa, El Espectador habló con Luis Guillermo Plata, actual director de ProBogotá, quien explicó su plan de trabajo.

¿Por qué ProBogotá quiere plantearles propuestas a los candidatos?

ProBogotá nace como iniciativa de 30 empresas (la mayoría de la ciudad), con la idea de pasar de las críticas a hacer propuestas en beneficio de la ciudad. El nacimiento de nuestra iniciativa coincidió con la coyuntura electoral y creemos que es el momento de plantear iniciativas que tengan incidencia en la agenda de la capital en los próximos años. Tendremos nuevo alcalde, quien armará su plan de gobierno, y queremos incidir con propuestas prácticas e inteligentes. Aclaro, no se trata de beneficiar a un sector, sino de soluciones que impacten en la calidad de vida de los ciudadanos.

¿Cómo quieren incidir en ese plan de los candidatos?

Hemos elegido cinco temas: movilidad, seguridad, educación, empleo y desarrollo urbano. No es que los otros temas no sean importante, pero creemos que estos reúnen las principales preocupaciones de la gente. Para analizar la situación y buscar alternativas conformamos mesas de trabajo con expertos, académicos, usuarios, personas de común. Nos reunimos todas las semanas con la idea de hacer un buen diagnóstico de los problemas, para buscar soluciones.

¿Sobre qué diagnóstico están trabajando?

Diagnóstico hay muchos y desde el comienzo dijimos que no íbamos a empezar de cero, sino que íbamos a aprovechar lo que ya se ha hecho. Hemos analizado estudios de expertos, universidades, fundaciones, etcétera. De ahí hemos recogido datos y los hemos consolidado, para enfocarnos y a través de las mesas de trabajo poder plantear las propuestas.

¿Qué han encontrado en ese diagnóstico preliminar?

Nos ha sorprendido que muchos de los problemas son de soluciones más humanas y que no son tan complicados de resolver desde el punto de vista técnico e intelectual, sino que se resuelven mejorando la interacción entre las personas y las instituciones. Creo que las soluciones apuntan a trabajar de forma más coordinada como ciudad y como región.

Algunos casos puntuales

Por ejemplo, en el tema de movilidad. Encontramos que hay descoordinación y que falta una política regional de movilidad. Mientras no se tenga una política coordinada, será muy difícil solucionar los problemas. Es que mucha gente trabaja en Bogotá, pero vive en los municipios aledaños y eso amerita una coordinación regional. Uno puede tomar como referencia el caso de Medellín, donde existe un centro de control de tráfico unificado y en Bogotá eso no se tiene. En el caso de seguridad también vemos problemas complejos con la línea 123, pero no son técnicos ni complejos, sino de coordinación. Creo que es hora de mirar de forma integral las dificultades de la ciudad.

Es decir, con mayor coordinación la ciudad sería una maravilla.

No es algo tan simplista, pero sí descubrimos que la mayor parte de los problemas de la ciudad se pueden resolver con una mejor coordinación entre los actores que se concentran en Bogotá como el Distrito, el Gobierno Nacional, el de Cundinamarca y el de una serie de municipios vecinos. Por ejemplo, el límite entre Bogotá y Soacha es un semáforo. No es que todo se solucione con coordinación, pero sí gran parte de los problemas que tiene la ciudad.

¿Será que los candidatos o el próximo alcalde recibirán bien esas propuestas?

Esperamos que sí. Nos encontramos haciendo un trabajo profundo, sin interés de beneficiar a un solo sector y sin interés político. Buscamos buenas ideas y por eso nos hemos venido reuniendo con los equipos de los candidatos y con los propios candidatos. Nuestras propuestas no son una camisa de fuerza, que se tengan que cumplir, sino una hoja de ruta.

¿Cuáles han sido los candidatos más receptivos?

Creo que todos han sido muy receptivos. Ya nos hemos reunido con Francisco Santos, con Rafael Pardo y la próxima semana lo haremos con Clara López. Sabemos que también es un tema de agendas de los candidatos, pero en eso estamos trabajando. Obviamente, nosotros no tenemos soluciones mágicas, sino que estamos haciendo propuestas que podrían redundar en beneficio de la ciudad.

¿Y han analizado la actual administración? ¿Qué se puede conservar?

Lo estamos haciendo. Estoy visitando a los secretarios de despacho para que nos digan cuáles creen que son los tres programas que deben permanecer en el tiempo. Sabemos que debido a los cambios de administración hay programas que cambian y creemos que las cosas buenas debemos mantenerlas. Un ejemplo, hoy la gente se queja mucho porque se perdió la cultura ciudadana y dejamos de promover la bogotanidad. Eran campañas que no eran caras, pero eran efectivas. Pensando en eso, creemos que hay programas que se deben mantener y estamos trabajando en reconocer cuáles son esas iniciativas para incluirlas en las propuestas.

¿Cuándo se conocerá esa hoja de ruta?

A principios de julio se las daremos a conocer a los candidatos.

Mesas de Trabajo

Esta es la descripción de lo que se está trabajando en cada mesa de Trabajo, según ProBogotá.

  • Movilidad. Debate el Sistema Integrado de Transporte Público (SITP), el metro y los desarrollos del tren de cercanías para mejorar la calidad y cobertura del transporte público. La gestión y el control del tráfico de la ciudad y medios alternativos de transporte.
  • Seguridad. Para mejorar la percepción y la seguridad de los ciudadanos, trabajan en una propuesta de articulación de las diferentes autoridades político-administrativas con las autoridades de seguridad y justicia, así como medidas tendientes a prevenir los delitos y las acciones necesarias para mantener la convivencia y seguridad ciudadana (prevención y control). También se discutirá sobre cómo la infraestructura y la tecnología se deben utilizar y coordinar a través de un centro de comando y control (Cámaras, línea de atención 123 y el enfoque del Fondo de Vigilancia y Seguridad).
  • Empleo. En las mesas de empleo se debate sobre cómo eliminar las barreras al emprendimiento en Bogotá y el rol que debe cumplir el Distrito para mejorar el actual ecosistema de emprendimiento y qué enfoque darle.
  • Educación. En estas mesas se discute desde las implicaciones de la jornada única y la media obligatoria, la estructura ideal del sistema de primera infancia en Bogotá, hasta la pertinencia de la educación superior respeto del sector productivo. Además, cómo se pueden aprovechar las APP para construir la infraestructura y las inversiones que todo esto requiere.
  • Desarrollo Urbano. El tema central de estas mesas está en torno a cómo debe ser el próximo POT de la ciudad, para lo cual se buscará contestar preguntas como: ¿Cuál es el perímetro del desarrollo urbano sostenible de Bogotá?, las oportunidades de generación de suelo urbano ¿Cómo disminuimos la segregación socio-espacial? ¿Cómo devolvemos al espacio público su rol de espacio integrador, social y político?, ¿Qué ciudad queremos construir? ¿Queremos edificios de gran altura en cualquier parte de la ciudad?