Estaría listo en 2024

Corredor Verde de la carrera Séptima se puso en marcha con proceso de co-creación

Noticias destacadas de Bogotá

La alcaldesa Claudia López anunció los primeros detalles de su proyecto para la Séptima. Como quedó consignado en el Plan de Desarrollo, para sacarlo adelante primero será necesario un mecanismo amplio participativo. En cuanto a los estudios y diseños, avanzan con cooperación internacional y se completarán en 2021. En 2022 empezará la construcción.

Los planes para la carrera Séptima tuvieron un giro de 180° con la administración de Claudia López. En esa vía, la más emblemática de Bogotá y la más importante del oriente capitalino, estaba todo listo para construir una troncal de Transmilenio (TM) entre la calles 32 y 200. O bueno, casi listo, porque el proyecto que durante tres años estructuró la alcaldía de Enrique Peñalosa fue demandado por múltiples razones, lo que derivó en que los jueces suspendieran la licitación que estaba a un paso de ser adjudicada. La decisión judicial cayó perfecto para los planes de esta administración, que en campaña prometió reversar la troncal para dar paso a una nueva propuesta, que este jueves dio un importante paso para su puesta en marcha.

Arrancar un nuevo proceso, el octavo en 23 años, no era tarea fácil. Primero se debía lograr la aprobación de la nueva propuesta, algo que ocurrió en junio cuando el Concejo de Bogotá aprobó el Plan de Desarrollo (PDD). Luego se debía revocar la licitación de la línea de TM, paso que se dio en julio. Con ambos trámites cumplidos se dio luz verde para empezar a pensar en el proyecto que lo sustituirá: el Corredor Verde, como quedó bautizado en el PDD, que será una vía en la que se priorizará el transporte sostenible, es decir los ciclistas, peatones y usuarios de medios alternativos de transporte. También será un corredor en el que, sin estar definido cuál, se privilegiará el transporte público limpio.

> LEA: Movilidad en la Carrera Séptima: 23 años entre promesas, debates y proyectos inconclusos

Como también quedó consignado en el PDD, antes de materializar el Corredor Verde es necesario realizar un amplio proceso de participación, pues justamente el mayor problema de la troncal de TM fue que buena parte de los vecinos y usuarios de la Séptima no querían los articulados rojos por el corredor vial, y como sus reclamos no tuvieron mucho eco iniciaron una férrea oposición que se dividió entre el activismo en contra de la troncal y la disputa jurídica que llevó a suspender el proyecto.

>LEA: Movilidad en la Carrera Séptima: 23 años entre promesas, debates y proyectos inconclusos

La alcaldesa López, que junto al director del IDU, Diego Sánchez, lidera la estructuración del Corredor Verde, anunció este jueves la apertura del mecanismo de participación que se basará en un proceso de co-creación entre ciudadanos que residen o utilizan la avenida y el IDU. Según anunció la mandataria en un recorrido que inició en la carrera Séptima con calle 24, durante esta fase se recibirán observaciones y comentarios sobre el proyecto que tendrá un sistema de bicicletas públicas y privadas y tendrá una ciclorruta permanente que tomará como base el corredor que se implementó durante la cuarentena.

“Acá vamos a empezar por la gente y culminar en que eso que co-creamos entre octubre y diciembre con la ciudadanía se entregue al IDU, para que contrate los estudios y diseños”, dijo la alcaldesa, quien resaltó los tres anillos de participación que habrá y que se realizará mediante el portal web septimaverde.gov.co. Como la mayoría del proceso, será gestionado por el Instituto Distrital de la Participación y Acción Comunal (Idpac).

Antes de la co-creación se realizó una fase de “alistamiento”, que se adelantó con expertos. Luego de este proceso de participación se abrirá una etapa de control social y finalmente de construcción y apropiación. Según anunció la alcaldesa, este será el primero de varios corredores verdes que se propondrá y que quedarán consignados en el Plan de Ordenamiento Territorial que se llevará el próximo año al Concejo de Bogotá.

La idea final es que entre esos corredores haya conexiones, para generar lo que denominó “distritos verdes” para integrar la ciudad. Serán 250 kilómetros de corredores, para crear 28 distritos verdes, con los que se empezará a implementar la “ciudad de 30 minutos”. Esta estrategia, basada en la idea de “ciudades de 15 minutos” que hay en varias ciudades europeas, busca que todos los ciudadanos tengan acceso, en un radio de 30 minutos, a todos los bienes, espacios y servicios que ofrece Bogotá.

Desde este jueves hasta el 31 de octubre, la ciudadanía podrá entregar su visión sobre el Corredor Verde. La segunda fase del proceso, en el que el Distrito anunciará el diseño conceptual que recoge las visiones de la ciudadanía, se llevará a cabo hasta el 15 de noviembre. Entre el 15 de noviembre y el 18 de diciembre, el IDU finalizará el diseño conceptual con los insumos que recogió de la ciudadanía y en 2021 se dará paso hacia los diseños y estudios finales. De acuerdo con el cronograma, entre 2022 y 2024 se realizará la construcción del Corredor verde y el objetivo es entregarlo entre 2024 y 2025. Si bien los costos no se conocerán hasta que no estén los diseños finales, el Distrito estima una inversión de $2,1 billones para la iniciativa.

Además del portal web, se dispondrán 13 herramientas de participación entre las que se destacan foros académicos, talleres temáticos y vecinales, asambleas ciudadanas, el Streetmix, un instrumento de diseño online en el que literalmente cada participante puede hacer su propuesta con los elementos y distribución de espacios que imagina. Otra herramienta interesante es Votec, que permitirá realizar y contabilizar las votaciones.

“Lo que falló la vez pasada es que no se hizo esto, fue algo impuesto a la ciudadanía. Cuando las cosas se hacen a las patadas, los ciudadanos hacen valer su voz y recuerdan que ellos son los jefes de los gobernantes recurriendo a mecanismos legales. No hubo acuerdo y nosotros estamos enmendando ese error, con este proceso participativo serio con fechas y reglas claras”, concluyó la mandataria.

Durante los últimos meses, el Distrito viene recibiendo asesoría de WRI y GHEL Architects, dos agencias internacionales de movilidad, diseño y arquitectura, con las que se avanzó en esbozar una propuesta para atender las necesidades que según el Distrito debe satisfacer el Corredor Verde: movilidad sostenible, espacio público incluyente, mejor iluminación y seguridad de la Séptima, reverdecer el corredor y la ciudad para avanzar en la adaptación al cambio climático y exaltar el patrimonio e historia del histórico corredor.

El giro que se dio con este proyecto, para muchos expertos en movilidad, es arriesgado porque puede derivar en una fractura en la red de TM, que de por sí ya tiene varios rezagos (a estas alturas debería haber 390 kilómetros de cobertura, pero apenas hay 114,4 km). Por esta razón, el corredor aunque privilegiará modos de transporte limpios, también se va a articular con Regiotram, el metro y la troncal TM de la av. 68.

A pesar del avance, el Distrito tendrá que correr con los tiempos pues ya otras administraciones demostraron que los meses se van entre estudios, observaciones y prórrogas. Así las cosas, será muy difícil que la alcaldesa López corte la cinta de inauguración del Corredor Verde, así que si la propuesta no queda constituida de manera sólida o se pone en marcha en antes de 2023, se corre el riesgo de que la próxima alcaldía llegue con otros planes para la Séptima y otra vez se reinicie la idea de mejorar el corredor.

Comparte en redes: