Las corridas de toros, otro debate que divide a Bogotá