Tres empresas tienen pólizas próximas a vencer

Crisis del SITP tocó al usuario

Habitantes de Ciudad Bolívar sintieron este martes los efectos de estar un día sin servicio del SITP. Transmilenio suspendió al operador de la zona, por no tener seguros. La sanción se levantó anoche, luego de que la empresa renovara su póliza.

Largas esperas soportaron los habitantes en Ciudad Bolívar, tras la suspensión del operador de la zona. / Gustavo Torrijos-El Espectador

Los efectos de la anunciada crisis financiera de los operadores del Sistema Integrado de Transporte Público (SITP) ya los empezaron a sentir los usuarios. Ayer, los habitantes de Ciudad Bolívar vivieron un día sin el servicio de los buses azules, luego de que Transmilenio (TM) suspendiera desde la medianoche del martes a la empresa Suma S. A. S., que opera 25 rutas en la localidad, por no haber renovado a tiempo la póliza de cumplimiento. La sanción duró hasta las 9:00 de la noche de ayer, cuando la empresa finalmente cumplió con el requisito para poder operar. Hoy el servicio se prestará con normalidad. (LEA: Aprueban pólizas de Suma S.A.S.: SITP en Ciudad Bolívar regresa a la normalidad este jueves) 

La historia detrás de este episodio es producto de un cúmulo de problemas. Si bien es de dominio público que los siete operadores del SITP están al borde de la quiebra, al acumular deudas por casi $4 billones y multimillonarias pérdidas, el riesgo de tener que apagar motores por no poder renovar las pólizas era un asunto que se venía discutiendo en las mesas de trabajo con TM. Finalmente, el martes se materializaron los temores.

>>> LEA: Suspenden a operador del Sitp a cargo de 25 rutas en Ciudad Bolívar

Y ocurrió justo con la empresa Suma, que debía tener renovada ese día su póliza de cumplimiento y responsabilidad civil para seguir operando. Sin embargo, debido al alto riesgo de quiebra, las compañías aseguradoras le hicieron exigencias que, según los empresarios, no pudieron cumplir. Por eso no renovó el documento a tiempo y TM se vio en la obligación de suspender su operación en Ciudad Bolívar, localidad que fue ayer escenario de la primera grieta visible de la crisis del SITP.

La jornada

Desde la madrugada se sintieron los efectos de la decisión de TM. Pasadas las 6:00 a.m. se notó el aumento en el flujo de ciudadanos ingresando por los torniquetes del Portal El Tunal, especialmente los que tuvieron que llegar por otros medios, porque los alimentadores nunca pasaron. En la misma situación se vieron los usuarios de los buses azules, que se enfrentaron a la decisión de subirse a la fuerza a los pocos vehículos que pasaban llenos, compartir un taxi o caminar. Por las calles se vieron grupos de ciudadanos a pie buscando llegar a puntos con mejores opciones de transporte. El plan de contingencia del Distrito, aunque mitigó lo que pudo ser una crisis mayor, fue insuficiente para atender a los 160.000 usuarios que se movilizan a diario en esta localidad. Eso sí, los que aprovecharon la coyuntura fueron los transportadores “piratas” que, en pequeños furgones y carros particulares, hicieron su agosto cobrando entre $1.000 y $2.000 a los necesitados usuarios.

>>> GALERÍA: Imágenes de la caótica jornada de transporte en Ciudad Bolívar

Más allá de las quejas por la decisión de Transmilenio, lo que más incomodó a la gente fue la falta de información oportuna. Y con razón: la orden de suspender las rutas de Suma se conoció al final del martes, justo cuando jugaba la selección de Colombia. Por eso se enteraron del lío sólo cuando madrugaron a tomar su transporte habitual. 

>>> LEA: La travesía para salir de Ciudad Bolívar tras suspensión de rutas y alimentadores

Para los operadores del SITP, la medida no sólo fue arbitraria, sino mal planeada. Aunque la mayoría de los concesionarios reconocen dificultades con la renovación de las pólizas, aclararon que esos documentos son más un requisito administrativo que un verdadero amparo. “Este problema se puso en conocimiento de TM, pero no adoptaron ninguna medida. Con su decisión, puso en riesgo a los pasajeros, al dejar el transporte en manos de la informalidad y del sistema provisional”, indicaron.

>>> LEA: "Suspendernos fue una decisión de última hora": operador del Sitp

En medio de este debate, las aseguradoras salvaron su responsabilidad y aclararon que el aumento de las exigencias a los operadores no es más que una consecuencia de la situación que atraviesan. “Desde el punto de vista técnico, a mayor riesgo mayor es el costo de la prima que se debe pagar y de las contragarantías. Las aseguradoras no ofrecen coberturas para riesgos con nula probabilidad de ocurrencia, como tampoco lo hacen para aquellos riesgos cuya probabilidad de ocurrencia es muy alta o se encuentran en su fase de manifestación. Este es un principio universal del seguro”, dijo la Federación de Aseguradores Colombianos (Fasecolda), a través de un vocero.

Lo que ahora preocupa es que en las próximas semanas se les vencen las pólizas a otros tres concesionarios del sistema. “Existe el enorme riesgo de que lo vivido este miércoles en Ciudad Bolívar se repita en otras zonas”, sentenciaron los operadores, que le piden a TM decisiones de fondo para rescatar al SITP.

>>> LEA: 'Crisis del SITP ha provocado despidos de más de 200 empleados': Sindicatos

Liquidación

No tener la póliza era un gran problema para Suma, pues Transmilenio le había anunciado que de no cumplir este requisito antes de la medianoche del miércoles iniciaría el proceso para declarar el incumplimiento del contrato. El ultimátum funcionó. Ayer, al final de la tarde, la empresa radicó una nueva póliza, que fue revisada por el equipo jurídico de TM y la interventoría. Finalmente, pasadas las 9:00 de la noche, el Distrito le dio el visto bueno al documento presentado por el operador y anunció que hoy podrá retomar labores.

El caso de ayer es la muestra de que la crisis del sistema de transporte empieza a tocar fondo, por lo que es urgente implementar soluciones radicales para salvar el transporte público. De no hacerlo, las preocupaciones sobre el futuro del SITP en la ciudad se mantendrán. (LEA: Renegociar: salida a la crisis del SITP)