Cuando las alegrías del triunfo en el fútbol se convierten en tragedias