Cuello de botella, dolor de cabeza de los viajeros

La causa de la congestión en este punto es que se pasa de cuatro carriles a uno.

1504-guaduas2.jpg

Durante el Plan Retorno de Semana Santa varios viajeros se quejaron, a través de las redes sociales, por un trancón que se prolongó hasta por tres horas en el municipio de Guaduas. En ese momento, el Invías reportó en su cuenta de Twitter que el problema se debía a que los vehículos que venían de la región Caribe y del centro del país se encuentran en este punto y la autopista de la Ruta del Sol se reduce de cuatro carriles a uno, provocando el taponamiento. La congestión se extendió por 10 kilómetros hasta Villeta.

Aunque las autoridades aseguraron que el Plan Retorno había sido un éxito, con este episodio parece que no lo fue del todo. Si bien Semana Santa es el momento del año en el que más viajan las personas, aún queda la preocupación acerca de qué pasará en las próximas vacaciones, pues el problema se extenderá. La razón tiene que ver con el primer tramo de la Ruta del Sol, que no fue construido porque en los primeros diseños afectaba una zona de reserva y el terreno era inestable. Así que la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales (ANLA) les negó el permiso para construir los 20 kilómetros de doble calzada de Guaduas a Villeta, el trayecto que se ha convertido en un cuello de botella.

Eso pasó hace tres años y mucha agua ha corrido bajo del puente. Para resumir, la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI) tenía que solucionar el problema cuanto antes, así que delegó en la Sociedad Colombiana de Ingenieros (SCI) la tarea de recibir, estudiar y escoger las alternativas más viables que permitieran una construcción por esta zona y que no afectaran la reserva. De ahí se escogieron cuatro opciones que la ANI evaluó posteriormente. La propuesta ganadora fue la de los “4,3 kilómetros de túneles, el más largo siendo de 2,1 kilómetros y puede ser construido en un período de cuatro años”, dijo la agencia en su momento.

Se espera que los diseños estén listos para noviembre de este año. Sin embargo, la ANI advirtió que el diseñador deberá hacer entregas por fases para que “el actual concesionario pueda, desde el mes de julio del próximo año, iniciar la construcción de esta obra, la cual debe estar lista en cuatro años”.

Esto quiere decir que los futuros viajeros deberán tener paciencia, pues el embotellamiento en la zona podría repetirse en las futuras vacaciones, hasta que se construyan los túneles aprobados.

Temas relacionados