Cultura ciudadana en Bogotá para contrarrestar bloqueos viales en la Boyacá y la Cali

La campaña para que los conductores tomen conciencia de su responsabilidad en la vía y no bloqueen los cruces ya ha logrado capacitar a 5.000 personas solo en la Caracas.

Alcaldía de Bogotá

Hace apenas un mes, la Administración Distrital –de la mano del exalcalde Antanas Mockus–  lanzó su primera campaña de cultura ciudadana, orientada a mejorar la movilidad en las intersecciones viales. La estrategia, que busca que los conductores no invadan las intersecciones y se respeten los cruces, ya da sus primeros resultados en la Caracas y ahora se extenderá a las Avenidas Boyacá y Ciudad de Cali.

La campaña responde a una escena que se está volviendo frecuente en las intersecciones vehiculares: el semáforo se pone en amarillo y, en vez de disminuir su marcha, los conductores aceleran para pasar. Pero no siempre alcanzan a cruzar. Suelen quedarse a mitad de camino, bloqueando el paso de las intersecciones y desencadenando caos en el tráfico. 

Según reportó este miércoles el Distrito, a lo largo de la Avenida Caracas –primer corredor en el que se puso en marcha la campaña– pasó del 40% al 50% el porcentaje de vehículos que se detienen antes de la cebra para no causar trancón, así el semáforo esté en verde. Adicionalmente, disminuyó en un 5% el número de automotores que se quedan ‘atrapados’ en las intersecciones de la Caracas cuando el semáforo está en rojo.

“Cada vez es menor el número de conductores que quedan bloqueando la intersección. Más y más ciudadanos paran aunque tengan el semáforo en verde, debido a que no tienen espacio para avanzar (…) Si logramos tener despejadas las intersecciones, todos nos vamos a ahorrar más de 100 horas al año”, aseguró el alcalde Enrique Peñalosa.

La estrategia pedagógica para mejorar la movilidad en las intersecciones viales –que será sucedida por otras contra el machismo, las riñas y para mejorar el comportamiento en Transmilenio– ha logrado capacitar a 5.000 conductores de carros particulares, Transmilenio y taxis para que no bloqueen los cruces.

Este tipo de bloqueos no son un asunto menor. Un carro que obstaculice una intersección puede retrasar el flujo vehicular entre 1 y 5 minutos. La situación es más traumática en las intersecciones que sirven de corredor para los buses de Transmilenio, pues allí resultan afectadas más personas. Según la Secretaría de Movilidad, el bloqueo en el cruce de una troncal puede generar retrasos de hasta 20 minutos en las estaciones contiguas.

La campaña se ha trasladado también a esquinas estratégicas como la de la Carrera 7 con Calle 72, la Calle 100 con Carrera 19 y la Calle 82 con Carrera 13, entre otras. Ahora el turno será para los cruces de las avenidas  Boyacá y Ciudad de Cali.

Aunque la Policía ha tratado de controlar este problema con multas, no ha sido suficiente. En 2015 se impusieron 23.663 comparendos y este año (hasta mayo) ya había multado a 12.120 conductores a pagar $344.700 cada uno. En el fondo, en la Secretaría de Movilidad creen que se trata de un problema de comportamiento de los ciudadanos. Se hace evidente, por ejemplo, cuando el conductor acelera para cruzar cuando el semáforo pasa a amarillo o cuando está en verde y cruza sin calcular el espacio ni la cola de carros, quedando a medio camino.

Por ello, la iniciativa consagra el respeto de las intersecciones a través de tres pasos (los pasos del ritmo):

1. Si la intersección está ocupada o no hay espacio para cruzar me detengo en la cebra aún si el semáforo está en verde.
2. Freno cuando el semáforo está en amarillo.
3. Cuando me detengo porque la intersección está ocupada o no hay espacio para cruzar, enciendo las luces de parqueo para comunicárselo a los demás.

Esta campaña pedagógica contempla actividades en calle a través de los ‘maestros del ritmo’, que son los que se encargan de motivar a los conductores sobre la importancia de respetar la intersección. Esta estrategia se inició en la última semana de julio y se extenderá durante 12 semanas.