De campaña por la “bici”

¿Cuáles son las iniciativas de los precandidatos a la Alcaldía de Bogotá sobre el uso y promoción de este medio de transporte? Aquí los consultamos.

Bogotá ha sido pionera en la promoción de la bicicleta como medio de transporte. Hace 40 años se creó la ciclovía, hoy referente mundial. En la administración de Enrique Peñalosa (1998-2000) se inició la construcción de las ciclorrutas para estimular y proteger su uso. Los gobiernos sucesivos han mantenido la “bici” en la agenda política y de movilidad de la ciudad. Hemos pasado de 240 mil viajes diarios en bicicleta en 2008, a 450 mil en 2014. Esto aunque solo se pasó de 340 a 376 kilómetros de ciclorrutas en el mismo período. De estos, 300 kilómetros hoy se encuentran en mal o regular estado, según la Fundación Ciudad Humana. ¿Qué piensan los precandidatos a la Alcaldía de la capital sobre el tema? Les preguntamos a propósito de que ayer uno de ellos, Antonio Sanguino, de la Alianza Verde, se montó en la “bici” para hacer su propio diagnóstico y propuesta por las ciclorrutas de la ciudad.

Antonio Sanguino

“En mi Alcaldía mejoraré sustancialmente las condiciones para el uso de este medio limpio de transporte. Haremos una intervención inmediata para mejorar la infraestructura de ciclorrutas, señalización y semaforización de las mismas e instalación de cicloparqueaderos en toda la red. Mejoraremos la iluminación y la seguridad sobre las ciclorrutas. Adoptaremos de inmediato un plan integral de gestión de tráfico de las bicicletas y produciremos medidas para regular las tarifas de parqueo en toda la ciudad. Garantizaremos una adecuada implementación del sistema de bicicletas públicas, fortaleceremos la ciclovía y consolidaremos las jornadas del Día sin Carro”.

 
Hollman Morris 
“En la Bogotá capital de la paz, el incentivo a la cultura de la bicicleta es un tema de reconciliación con la movilidad y de mitigación del cambio climático. El uso de la bicicleta es paz. Priorizamos los bicicarriles que llevan la bicicleta a su espacio natural, la calle. Las ciclorrutas las mantendremos en su infraestructura, creando conectores con los bicicarriles. Proponemos incentivos para el funcionario público que se movilice en bicicleta y la empresa privada que estimule su uso, así como la creación de más cicloparqueaderos y de infraestructura para llevarlas en el transporte público. Queremos llevar la idea de la cultura de la bicicleta más allá de la cultura. La bicivida es la vida en bicicleta”.
 
Rafael Pardo
“El punto es que hay que estimular el uso de la bicicleta a través de una mejor infraestructura, de lugares donde se pueda parquear y de transportarla en el servicio público. Además hay que buscar mecanismos de estímulo a empresas para que promuevan a quienes utilicen este medio de transporte. Esto ya sucede en otros lugares del mundo, como en Francia”.
 
María M. Maldonado
“El aumento cotidiano de los viajes en bicicleta debe ser un objetivo tan importante como el de mejorar los demás modos de transporte y hay que desarrollar una estrategia integral, así: articulación de la infraestructura ya existente con el transporte masivo, en un enfoque de intermodalidad, mantenimiento y ampliación de ciclorrutas y bicicarriles y un programa de corredores seguros en ‘bici’”.
 
Francisco Santos
“La bicicleta debe ser considerada un eje fundamental, alternativo y sostenible del sistema multimodal de transporte público que Bogotá necesita. Aunque actualmente se realizan más de 440.000 viajes diarios en bicicleta, la inseguridad y la falta e interconexión de ciclorrutas y bicicarriles han limitado su uso. Queremos garantizar la seguridad vial, la confianza, la protección y las vías necesarias para que los bogotanos realicen más viajes en bicicleta: dos millones de viajes en 2020”.
 
Carlos V. de Roux
“Como lo vienen planteando los concejales Roberto Sáenz y María Fernanda Rojas, el tema de la bicicleta tiene dos aspectos. Primero, infraestructura: hay que acelerar la licitación y construcción de 150 km nuevos de vías para las bicicletas, previstos en el Plan de Desarrollo, e interconectar la red de ciclorrutas entre sí, con el SITP y con Transmilenio. Segundo, seguridad: es necesario eliminar los huecos y otros obstáculos en las ciclorrutas, señalizarlas e iluminarlas, construir cicloparqueaderos, proporcionar vigilancia policial en los principales corredores y crear una cultura de respeto al ciclista”.
 
Clara López
“La bicicleta es parte fundamental de la oferta de transporte de la ciudad. En mi alcaldía se reglamentarán zonas amigables para el uso de la bicicleta, limitando la velocidad de todos los vehículos. Así como se construirán las primeras ciclopistas, para el uso de bicicletas y vehículos eléctricos, limitando sus pesos y dimensiones, y se reglamentará el uso de los ciclotaxis. Para promover su uso también es clave que se profundice en la calidad del diseño de la infraestructura, se prioricen las inversiones, se promueva una nueva legislación y se actualicen las instituciones”.