De cara a El Niño y las heladas

Se ofrecerán recursos y se enseñarán estrategias a los campesinos para proteger sus cultivos del vaivén del clima.

Con apoyo de la Gobernación y el Ministerio de Agricultura se espera ayudar a los campesinos que han perdido cultivos por los efectos del clima. / Luis Ángel - El Espectador

Los cambios de clima, con días de intenso calor (fenómeno de El Niño) y madrugadas con temperaturas bajo cero (conocidas como heladas), tienen en vilo a los campesinos del departamento. Cultivos como café, caña, cacao, arroz, algodón, maíz, sorgo, fríjol, arveja, cebolla, habichuela, repollo, zanahoria, remolacha, papa y frutales, así como zonas de pastoreo de ganado, están en alto riesgo de daño por el fenómeno natural.

Las zonas más afectadas por la sequía son las provincias de Bajo, Medio y Alto Magdalena, Gualivá y Rionegro y, en menor medida, los municipios de provincias como Sumapaz y Tequendama.

Ante el riesgo, la Gobernación y la Nación aunaron esfuerzos para respaldar a los agricultores y reducir sus pérdidas. De acuerdo con Buenaventura León, secretario de Agricultura de Cundinamarca, entre las ayudas que se les ofrecerán a los campesinos están el acceso al Incentivo a la Capitalización Rural (ICR), asesoría técnica, créditos especiales para fortalecer el programa Cosechando Agua, para la construcción de reservorios, y adecuación de tierras. “Estas ayudas les permitirán a los afectados por El Niño recuperar su capacidad productiva”.

De igual forma, el Ministerio de Agricultura y Ambiente se comprometió a apoyar a los campesinos que han perdido parte de sus cultivos de verduras, frutas y maíz por culpa de la sequía y las heladas que azotan al departamento, con ayudas que se gestionarán a través de la Unidad Nacional de Gestión del Riesgo de Desastres (UNGRD), una vez se conozca el censo de los afectados. Según Gabriel Vallejo, jefe de la cartera, el Gobierno está preparado y se hará acompañamiento y asesoría en las zonas afectadas por la escasez de agua.

“He dado instrucciones para que las corporaciones autónomas regionales cuenten con el plan de contingencia en coordinación con los gobernadores y alcaldes. Presentaremos la estrategia nacional de ahorro de agua para enfrentar el fenómeno de El Niño. De igual forma es clave la prevención de incendios forestales, pues en lo corrido del año se han presentado casi 150”, destacó Vallejo.

Sin embargo, uno de los principales objetivos será evitar el desabastecimiento de agua debido a las altas temperaturas. Aunque la secretaria de Ambiente de Cundinamarca, Marcela Orduz, destacó que los niveles de los embalses Neusa, Sisga, Tominé, Hato, Chuza y San Rafael presentan tendencia al descenso, pero sin que haya una alerta inmediata de desabastecimiento, el ministro de Agricultura hizo un llamado a los habitantes para que promuevan y adopten medidas de ahorro de agua y energía para evitar racionamientos en caso de que la temporada seca se prolongue.

Según el secretario de Agricultura de Cundinamarca, se promueven entre los 116 alcaldes del departamento, las Umatas y la comunidad acciones de prevención y protección de cultivos y del recurso hídrico ante el impacto del vaivén del clima. Por eso se recomendó, además, instalar productos ahorradores en el hogar, tomar baños cortos y cerrar la llave mientras se enjabona, no usar la lavadora en carga completa, y no lavar fachadas ni vehículos, entre otras medidas.

En cuanto a la protección de los cultivos de las heladas, se recomendó poner antorchas dentro y alrededor de ellos, y para el sector floricultor, el uso de mantas térmicas, hogueras internas y sistemas de calefacción. Además se recomiendan las siembras en ladera y en lotes bajos de la finca o en aquellos con facilidad de aplicar riego.

El gobernador Álvaro Cruz resaltó la importancia del apoyo del Gobierno Nacional y señaló que se consolidarán las medidas de prevención y asesoría para que con un trabajo conjunto se puedan disminuir las pérdidas económicas de los cultivadores cundinamarqueses. “Se deben revisar cuáles municipios están afectados especialmente en cultivos como verduras, frutas y maíz, que resultaron con daños por las heladas, así como para gestionar los recursos que permitan apoyar también a los ganaderos”, destacó.